Cargando contenido


El departamento de Risaralda es una de las rutas más grandes en el país en materia de tráfico de fauna silvestre, revela la Corporación Autónoma Regional - Carder, a propósito del robo de dos colmillos de elefante extraídos del museo del antiguo zoológico Matecaña.


"La estratégica ubicación geográfica de Risaralda la convierte en una de las rutas más grandes de ilegalidad en Colombia para los cazadores y traficantes de fauna silvestre, porque al estar comunicado con Chocó, no sólo permite tener fauna silvestre, sino que la puedan comercializar fuera del país", aseguró el director de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda - Carder, Julio César Gómez.


En materia de incautaciones de fauna silvestre, en lo corrido del presente año han sido decomisadas alrededor de 500 unidades de animales de diferentes especies, entre los que sobresalen el loro orejiamarillo y las guacamayas, sin embargo, en la actualidad reposan en los centros de manejo de fauna cerca de 1.300 ejemplares recuperados en diferentes operativos, dentro de los que también hay primates y reptiles.


De acuerdo con la autoridad ambiental, la gran dificultad de estos animales es que el retorno a sus habitats en muchas ocasiones es imposible; "esto debido a las malas prácticas alimenticias, porque le suministran a las aves leche, lo que genera un proceso de calcificación, y en otros casos les enseñan a los animales tomar agua de una forma particular y cuando los liberamos mueren por deshidratación", manifestó el director de la Carder.


La Carder en Risaralda tiene identificadas a cerca de 60 personas que han sido señaladas, reconocidas y están en proceso de judicialización, por estar insertos en casos de cacería y comercialización ilegal de fauna.