La plenaria del Senado de la República aprobó en segundo debate el proyecto de ley que castiga a los congresistas ausentistas. Pese a que en la sesión anterior no se logró el quórum para darle vía libre a la iniciativa, en esta oportunidad alcanzó 60 votos a favor y tan solo uno en contra. Sin embargo el senador Alfredo Ramos, autor del proyecto, consideró que éste se hundirá por falta de tiempo. “Queda un reto muy difícil y es que en un mes que tenemos de la legislatura se apruebe el resto, los dos debates que le faltan en Cámara para que sea ley de la República porque de lo contrario se va a archivar, es un avance, pero ya en un solo mes es muy difícil que llegue a ser ley, pero volveremos a presentarlo de ser necesario”, señaló. La iniciativa busca controlar aún más la asistencia de los congresistas a las comisiones y plenarias, establece sanciones para los legisladores que no presenten excusas médicas avaladas por una EPS, además de una evaluación en línea de la presencia de los parlamentarios. Se plantea pérdida de la curul por ausentismo y también se establece unos fuertes llamados de atención a los ministros que se nieguen a cumplir las citaciones del Congreso. La iniciativa tendrá que aprobarse antes del 20 de junio en la comisión y plenaria de la Cámara de Representantes, para que pueda ser una realidad.