Álvaro Ashton / Foto Colprensa

El senador por el partido Liberal Álvaro Ashton reconoció haber sostenido reuniones con el exmagistrado Francisco Javier Ricaurte pero negó que haya pagado algún tipo de soborno dentro del escándalo del cartel de la toga. 

"Lo que he pagado son los honorarios de abogados, pero nunca he utilizado recursos distintos para aplicación diferente", dijo el congresista Ashton.

Esta declaración la entregó el congresista tras rendir por cerca de tres horas diligencia de versión libre ante la Corte Suprema de Justicia.

"Yo no voy a desconocer que tenía una relación de amistad con el exmagistrado Ricaurte y por otros factores de relaciones interinstitucionales de su condición como miembro de la Sala Administrativa del Consejo Superior de Judicatura (...) y como yo estaba en la Comisión de Presupuesto Nacional, esos eran los motivos de esa relación", dijo el senador Ashton.

Asimismo negó de manera enfática que el exmagistrado Ricaurte le haya pedido dinero para favorecerlo en su proceso por parapolítica en la Corte Suprema de Justicia, como lo asegura la Fiscalía, en cuantía de 1.200 millones de pesos.

A la pregunta de si se declara inocente respondió: "por su puesto, yo nunca he actuado en contra de la ley, mi conducta siempre ha estado enmarcada en la ley"

Los hechos investigados se relacionan con el proceso adelantado por la Corte Suprema desde octubre de 2012 por supuestos vínculos del congresista Ashton con el bloque norte de las Autodefensas y cuyo expediente se encontraba a cargo del despacho del magistrado Gustavo Malo Fernández.

Para la época de los hechos, la defensa del senador Ashton estuvo en manos del abogado Luis Ignacio Lyons, hoy también involucrado al proceso de corrupción.

Estos hechos que salpican al senador Ashton fueron descubiertos en la imputación de cargos al capturado expresidente de la Corte Suprema exmagistrado Francisco Ricaurte, involucrado en este escándalo de compraventa de decisiones judiciales.

Según la Fiscalía existieron supuestas reuniones entre Ashton y el exmagistrado Ricaurte para buscar frenar el proceso en el 2013.