Cargando contenido

Los cuestionamientos llegan al presidente Iván Duque, mientras EE.UU. debate el presupuesto de asistencia para Colombia para 2020.

El presidente Iván Duque con la Cúpula Militar de Colombia
El presidente Iván Duque con la Cúpula Militar de Colombia
Colprensa

El senador demócrata Patrick Leahy, uno de los pesos pesados del Congreso de Estados Unidos, firmó una carta junto a Benjamin L. Cardin y Chris Van Hollen, dirigida al presidente Iván Duque.

En ella expresan su preocupación por el contenido del informe de Human Rights Watch titulado 'Colombia, Nuevos Comandantes del Ejército Asociados con Asesinatos'-publicado el pasado 27 de febrero- en el que se documentan los vínculos de la cúpula militar seleccionada por el mandatario con violaciones a los derechos humanos.

Lea aquí: Por información "sumamente grave" sobre Botero, retiran provisionalmente moción de censura

“El gobierno de Colombia ha nombrado en puestos clave del Ejército al menos a nueve generales contra los cuales existen evidencias creíbles que los implicarían en ejecuciones extrajudiciales y otros abusos (…) Por lo menos tres de los militares están siendo investigados, y la Fiscalía General de la Nación investiga ejecuciones perpetradas por soldados bajo el mando de los otros seis”, asegura el informe de HRW.

Los senadores inician su carta recordando la cantidad de millones de dólares que el gobierno estadounidense le ha dado a Colombia en los últimos 19 años para colaborar con las Fuerzas Armadas.

En ese sentido, insinúan que mientras en la Comité de Apropiaciones del Senado se discute el presupuesto que destinará la administración Trump para Colombia en el 2020, “que incluye una reducción de 74 millones de dólares  frente al nivel actual de asistencia, queremos hacerle saber que estamos preocupados por un reciente informe de Human Rights Watch”.

La misiva cita el aparte de dicho informe en el que señala que “el 10 de diciembre de 2018, el gobierno nombró al general Nicacio de Jesús Martínez Espinel como nuevo comandante del Ejército colombiano. El 21 de diciembre, el ministro de Defensa Guillermo Botero y el general Martínez Espinel nombraron a otros nuevos comandantes en puestos claves del Ejército. Human Rights Watch ha encontrado pruebas que vincularían a ocho de estos militares, así como al general Martínez Espinel, con “falsos positivos” y otros abusos. Entre 2002 y 2008, en casos que se conocieron como 'falsos positivos', miembros del Ejército cometieron ejecuciones sistemáticas de civiles inocentes para incrementar el número de bajas en el marco del conflicto armado”.  

Ante estas afirmaciones, los senadores estadounidenses dicen que aunque como país entienden y reconocen que se debe presumir de la inocencia de un individuo hasta que el crimen del que se le acusa sea comprobado, "eso no significa que los señalados deban ser ascendidos en los más altos cargos del Ejército".

Y continúan advirtiendo que “por el contrario, cualquier persona que haya sido vinculado a crímenes tan terribles, como los que documenta HRW, debería ser suspendido de cargos con responsabilidad de mando y ser inelegibles para un ascenso hasta que el caso sea investigado plenamente y resuelto”.

Por lo tanto, al presidente Duque le han solicitado, como comandante en jefe, “tomar las acciones necesarias para remediar la situación”.

Los congresistas también piden atención a la seguridad del sargento Carlos Eduardo Mora, cuyo testimonio sirvió para condenar a ciertos oficiales responsables por falsos positivos.

Le puede interesar - Montealegre a Álvaro Uribe: No nos dejaremos intimidar por el 'presidente eterno'

Mora en 2008, según la carta, “ayudó al Comando Sur en la búsqueda de tres ciudadanos de Estados Unidos que fueron secuestrados por las Farc y una década después se graduó con honores como instructor de alto rango para derechos humanos en el Instituto para la Cooperación en Seguridad del Hemisferio Occidental en el Fuerte Benning”.

La preocupación está en que “tras su regreso a Colombia ha sido ignorado y maltratado en las fuerzas armadas. Y estamos en alarma por su seguridad tras conocer que oficiales contra los que declaró ya han salido de prisión".

Los senadores solicitan, por tanto, que el presidente Duque lo nombre un puesto militar fuera de Colombia para proteger su vida.

El senador Leahy es el vicepresidente de la Comité de Apropiaciones del Senado en el que se aprueba el presupuesto de asistencia para Colombia. De allí también es miembro el senador demócrata por Maryland, Chris Van Hollen.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido