Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Senadores Lizcano y Rangel debaten sobre garantías para el plebiscito por la paz

Mauricio Lizcano y Alfredo Rangel / Foto Colprensa Mauricio Alvarado - Luisa González





A pocos meses de que se inicien las campañas del plebiscito por la paz, los sectores políticos discuten sobre si habrán garantías para quienes quieran pronunciarse sobre los acuerdos de La Habana.

El senador del uribismo Alfredo Rangel dijo en RCN Radio que con el aval de la Corte Constitucional, las personas que quieran votar en contra de la negociación y que quieran abstenerse de acudir a las urnas no contarán con las condiciones para hacerlo.

"Este plebiscito es un mecanismo tramposo para aprobar los acuerdos de La Habana, han cambiado las reglas de juego, el umbral ha desaparecido al igual que la abstención para repudiar esos acuerdos, porque con una votación bajita, el plebiscito puede ser ganado y eso de entrada quita garantías a quienes nos oponemos a los acuerdos de paz con impunidad", señaló.

Sin embargo, el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, respondió diciendo que la ley de plebiscito sí otorgará garantías a quienes estén a favor o en contra del plebiscito.

"Respetamos a las personas que quieren votar NO al plebiscito y es importante que si hay una campaña por el SÍ, también haya una campaña por el NO", manifestó.

Y explicó: "La decisión que tomó el Congreso de reducir el umbral fue para evitar la abstención. Cuando se ponen umbrales muy altos, la gente no sale a votar, pero cuando el umbral es bajo, esto impulsa a la gente a que participe por el SÍ o por el NO".

El senador Rangel también cuestionó fuertemente la posibilidad de que los funcionarios del Estado puedan tomar partido en el plebiscito.

"No se ha validado el voto en blanco como una opción ciudadana, no hay garantías por el lado de los recursos públicos y frente al apoyo estatal, el que tendrá la plata será el Gobierno que intentará convalidar el SÍ. También se le ha permitido a los funcionarios públicos participar en el plebiscito, hacer política, lo cual es violatorio de la Constitución", añadió.

Lizcano respondió diciendo que la participación del Gobierno en el plebiscito es obvia porque se trata de una política de Estado.

"El pueblo colombiano será el que tendrá la última palabra, y la votación el SÍ y por el NO no tiene nada de malo. Espero que la Registraduría y el Consejo Nacional Electoral establezca que los accesos a televisión y a la financiación sea igualitario para el SÍ y para el NO y yo creo que hay que darle todas las garantías para los participantes del NO. El Gobierno participa en esta campaña porque la paz es una política gubernamental y debe defenderla", sostuvo.

Los congresistas pidieron que haya reglas de juego claras a la hora de llevarse a cabo la votación del plebiscito por la paz.