Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Bullying o acoso escolar, imagen de referencia
Ingimage

El fenómeno del acoso escolar se ha venido agudizando en los últimos años, en los que se han presentado algunos casos preocupantes que han terminado en que los afectados tengan que acudir a especialistas o, en el peor de los escenarios, quitarse la vida.

Por esta razón se siguen haciendo llamados a los padres para que no tomen con ligereza un episodio de bullying por menor que parezca, pues puede escalar y generar efectos complejos en la víctima, entre ellos psicológicos. Según datos del Ministerio de Educación, en el país un 30 % de los niños han manifestado sufrir de matoneo y otro 22 % aceptan haber participado en ese acoso.

Expertos consideran que hay padres y familiares que no se preocupan por el matoneo o no les genera ningún tipo de inquietud. "Creen que la problemática difícilmente llegará a su círculo cercano y mucho menos afectará a sus hijos. El problema es que sus pequeños están padeciendo de acoso y ni siquiera lo saben, de allí la importancia de conocer comportamientos que podrían ser señal de ello", dice al respecto Demis Certuche, psicólogo de la Fundación Universitaria San Martín.

Vea tambiénJornada del Día de la Madre dejo más de cien muertes en el país

Cabe resaltar que el acoso se puede presentar de manera directa e indirecta. Según la Defensoría del Pueblo, los episodios pueden llevar a agresiones físicas y peleas con daños en el cuerpo, además de un aislamiento social por acciones amenazantes, críticas, burlas y discriminación generalizada.

Estos son algunas de las señales más importantes que debe tener en cuenta:

-Aislamiento: Los afectados por acoso en muchas ocasiones pueden tener miedo a estar con otros niños y por ende terminan de interactuar con ellos. Además, pueden preferir estar encerrados en su casa y evitar ir a parques o realizar actividades extracurriculares de su institución educativa.

-Cambios drásticos: Las dificultades en las clases reflejadas a veces en las bajas calificaciones, además de la depresión, el estrés, los desordenes alimenticios y los problemas para dormir, son determinantes a la hora de estudiar casos de bullying pues los niños víctimas suelen cubrir de alguna manera todos estos efectos, por lo que los padres deben prestar mucha atención y acudir al diálogo inmediato.

-Ciberacoso: Internet es una ventana muy específica para detectar casos de acoso escolar. Se pueden dar ataques e intimidaciones por esta vía como burlas, insultos, amenazas y chantajes, que en algunos casos pueden ser anónimos y pueden generar la preocupación excesiva de la víctima. Los atacantes pueden usar, entre otras cosas, fotografías o información del afectado para ridiculizarlo y hasta compartir este contenido en grupos específicos para exponerlo ante terceros.

Bullying o acoso escolar, imagen de referencia
Ingimage

Los expertos, por lo anterior, ven el acoso como un problema que puede traer consecuencias peligrosas e indeterminadas, entre ellas el acto suicida. "Tres de cada cinco niños y niñas víctimas de bullying piensan en el suicidio, y uno de cada tres lo intenta", agrega Certuche.

En otras noticiasBrian May, de Queen, y una iniciativa con la que quiere mover al mundo

Experimentado el acoso escolar, las víctimas pueden llegar a evidenciar secuelas como el pesimismo, la baja autoestima, agresividad, fobia escolar, deserción, trastornos involuntarios compulsivas o el consumo sustancias psicoactivas.

En su etapa más temprana, el matoneo detectado por los padres o adultos a cargo puede reconducirse con diálogo entre las partes para tener control de las situaciones que, previamente, no fueron avisadas por los niños o jóvenes afectados.

Adicionalmente, datos de un estudio de RedPapaz indican que los jóvenes más afectados por el bullying cursan grado quinto de primaria y noveno de bachillerato. Además, la ONG Bullying Sin Fronteras demostró en un informe enfocado en Colombia que entre octubre de 2017 y el mismo mes de 2018, se presentaron más de 2.900 casos graves.

Finalmente, Certuche ha hecho un llamado a los padres para que una vez detectado el caso de acoso en menor o mayor medida, erradiquen la situación. "Educadores y sociedad en general también son responsables de que sus hijos no se conviertan en abusadores o perpetradores, deben enseñar que las relaciones deben ser con respeto, igualitarias, sin prepotencia y respetando la integridad de los otros".

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.