Cargando contenido

La compañía asegura que no es una empresa de transporte y por ende no podría constituirse como tal.

Uber
COLPRENSA

En medio de la reciente discusión sobre la operación de plataformas como Uber, la empresa nuevamente se pronuncia para defender la prestación del servicio en el país y cuestiona el hecho de que sea considerada como una compañía ilegal. Además, advierte que, bajo la legislatura actual, no podrían constituirse como una empresa de transporte.  

"Uber es una plataforma tecnológica que actúa bajo el principio de neutralidad de red, y como tal es legal. Señal de esto es que recauda y paga IVA, según lo reglamentado por el Gobierno para los prestadores de servicios desde el exterior (Ley 1819 de 2016, definido por la Dirección de Aduanas Nacionales mediante la Resolución 51 de 2018)", indicó la compañía. 

Le puede interesar: Tribunal admite tutela contra fallo que ordena salida de Uber del país

Sin embargo, cuestiona el hecho de que sea denominada como ilegal, ya que según señalan "ningún servicio ilegal paga IVA, ni el Estado debería recibir tributos de actividades que considera ilegales".

Y señala que Uber no es una empresa de transporte y por ende no podría constituirse como empresa de este sector.  

"Las reglas del sector transporte fueron emitidas en los años 90, cuando no existía este tipo de tecnología y no podían predecir la llegada de modelos disruptivos como Uber e incorporarlos en su definición. Nos encontramos, entonces, ante el desafío de modernizar esos marcos jurídicos y adaptarlos a estas nuevas realidades", indican. 

De acuerdo con la compañía, "nuestro rol como Uber es prestar un servicio tecnológico que da acceso a la trazabilidad de los viajes, la verificación de antecedentes de socios conductores por firma especializada, flexibilidad en los métodos de pago, calificación en ambas direcciones, e incluso una conexión entre el socio conductor y el usuario para la recuperación de objetos perdidos, aún si ha terminado el viaje". 

Y reiteran que "no presta servicios de transporte público individual de pasajeros tipo taxi, como erróneamente lo establece el fallo de la SIC". Además, asegura que, así como los taxis deben pagar por afiliación a una empresa privada de transporte, los socios conductores, registrados en la aplicación de Uber, pagan una tasa de servicio por el uso del servicio tecnológico suministrado por la plataforma.  

Lea también: Vicepresidencia evalúa medidas para exigir a Freddy Contreras una disculpa pública

"El negocio de Uber, y de donde genera sus ingresos, es por el servicio tecnológico de la aplicación, no por el servicio de movilidad. Uber no presta un servicio de transporte", explicó. Y señalan que según la OCDE "los taxis y las aplicaciones de movilidad colaborativa son servicios diferentes que se complementan".  

Entre tanto, ante el Tribunal Superior de Bogotá cursa una acción de tutela interpuesta por un socio conductor que apeló a la afectación de sus derechos laborales y que podría frenar el fallo de la SIC que ordenó la salida de la plataforma del país

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido