Cargando contenido

Me acaba de llegar la carta. Es una lástima que no me hubiera llegado antes de publicarla (…) El problema de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es que estamos a mitad de la investigación y aunque hay avances significativos, no podemos decir nada. No es moralmente visto que lo haga”, afirmó.

Y aseguró: “Definitivamente hay dos problemas; uno, para saber si todas las enfermedades degenerativas van a hacer mejoradas con nanoburbujas. No lo sabemos todavía. Dos, estamos en la mitad de la investigación”.

Llinás anunció en 2013 que descubrió cómo funcionaban -las Nanoburbujas- agua procesada utilizando tecnología de múltiples fuerzas con presiones elevadas de oxigeno- .

Si esto es verdad, habría una nueva terapia en salud; Una mejor calidad de vida en animales, plantas y humanos. Es una verdadera revolución, un paradigma social”, había señalado en su momento.

Con la carta abierta enviada por Collazos, en el periódico EL Tiempo éste le preguntó;

Dr. Llinás: ¿qué podemos esperar de la ciencia a corto o a mediano plazo? ¿Se está trabajando en esta enfermedad con entusiasmo, como para abrir ventanas esperanzadoras a los pacientes? Si no hay un camino de regreso, ¿se conocen al menos casos en los que la enfermedad haya frenado su ímpetu? ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que la ciencia le devuelva la “paternidad” a esta otra “enfermedad huérfana”?

Llinás, respondió en RCN La Radio asegurando que trabaja día y noche para hallar, no sólo una respuesta efectiva a quienes padecen ELA, sino en general a enfermedades que han sido catalogadas como crónicas.

Dijo que las investigaciones se están realizando con animales en países como España y Estados Unidos; y resaltó que aún faltan los estudios clínicos con humanos.

No puedo dar fechas, no es correcto. Aún no tenemos la solución. Lamento no poder contestar con exactitud”, reiteró.

El experimento con Nanoburbujas

Llinás contó que este experimento surgió en su laboratorio de la manera más sencilla:

Con dos peces dorados, puestos en dos vasos, uno con agua normal y otro con Nanoburbujas descubrió según él “lo increíble”.

El pez que estaba en el agua procesada (Nanoburbujas) se hundió hasta el fondo del vaso y se quedó inmóvil (…) pensé que se había muerto, luego lo miré detenidamente y estaba en perfecto estado, con sus ojos abiertos”, explicó.

Según Llinàs, este tipo de agua optimizó la vida del pez en comparación con el que estaba en el liquido normal.

Entonces esta agua, que se ha triturado, batido con una enorme velocidad y oxigeno tiene propiedades que nunca se han visto en la tierra (…)”, señaló.

A su turno el columnista y escritor Óscar Collazos en mensaje a RCN La Radio dijo que escuchó la entrevista con el científico Llinás y aseguró que sus declaraciones le parecen sinceras y responsables.