Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Vuelo 203 de Avianca
Colprensa

El lunes 27 de noviembre de 1989 ocurrió el atentado al vuelo 203 de Avianca, uno de los más recordados en la historia reciente de Colombia y que tuvo lugar en medio de la ola de narcotráfico que atravesaba Colombia en aquel entonces. 

Poco tiempo después de haber despegado del aeropuerto El Dorado con destino hacia Cali, una bomba detonó al interior del avión en el que iba a viajar el aquel entonces presidente César Gaviria, pero quien finalmente no tomó el vuelo tras ser alertado por su equipo de seguridad. No obstante, el atentado dejó un saldo de 101 personas fallecidas, varias de ellas extranjeras. 

Después de ocurrida la tragedia, Pablo Escobar fue a quien se le atribuyó la autoría intelectual del atentado, pero una reciente versión de su sobrino Nicolás Escobar le da otro rumbo. 

Le puede interesar: [Video] Asesinan a joven policía en Sucre: estaba recién graduado como patrullero

De acuerdo con un artículo publicado por Univisión, desde el Museo de Pablo Escobar de Medellín, Nicolás Escobar reveló que Roberto Escobar (su papá) fue quien contrató a un hombre para realizar el atentado. 

Según el medio citado, Roberto Escobar habría contratado a Darío Uzma Cano, un sicario, escolta y personal de confianza de su exesposa. 

“El responsable directo del atentado contra el avión de Avianca fue Roberto de Jesús Escobar Gaviria, vive en Medellín, jefe del cartel de Medellín, vinculado a muchas cosas, pero nunca a la que verdaderamente y que más fuerte cometió, que fue el atentado del avión de Avianca”, aseguró Nicolás Escobar. 

Lea también: Policía de Barranquilla frustra ataques del 'Clan del Golfo' contra la Fuerza Pública

Incluso, Nicolás, de 53 años, contó que conoció que se llevaron a cabo simulacros para que el atentado saliera como se esperaba y que estos los hacía Uzma con un joven reclutado en un barrio de Medellín. “Ese proceso se hace con todo, como si usted se fuera montar dentro del avión real como ellos se van a sentar, a dónde se van a sentar, dónde van a meter la grabadora’’, explicó. 

Entretanto, Nicolás Escobar aseguró que está dispuesto a colaborar y dar declaraciones ante la justicia sobre el conocimiento que tiene sobre este hecho, teniendo en cuenta que su papá no ha sido vinculado al proceso, pues aseguran, no hay pruebas que lleven a abrir una investigación en su contra. 

“Autoridades directas de Estados Unidos que espero le hagan caso a eso que yo estoy contando, que espero que no dejen impune la muerte de dos seres norteamericanos que también estaban metidos dentro de ese mismo avión”, enfatizó el sobrino de Escobar a Univisión. 

De acuerdo con el medio citado, Roberto Escobar, a sus 75 años, mantiene una vida de bajo perfil en Medellín, después de cumplir con una condena por narcotráfico, lavado de activos y enriquecimiento ilícito resultado de su complicidad con Pablo Escobar. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.