Cargando contenido

Narcotráfico, turismo depredador, evangelización y cambio climático amenazan el territorio sagrado de los nativos.

Indígenas Santa Marta
RCN Radio

A una hora de Santa Marta, por la troncal del Caribe, se desvía a mano izquierda a la altura de Ciénaga (Magdalena). Luego, durante 45 minutos, se toma una vía destapada rumbo a la parte alta y se llega hasta el corregimiento El Palmor, la última población de colonos campesinos que se asentaron hace 65 años. Allí se sigue en vehículo otros 40 minutos hasta la vereda Uranio. De ahí en adelante el camino se inclina y sólo se puede avanzar a pie o en mula durante 3 o 4 horas para llegar a la comunidad indígena mankuaka, donde habitan los koguis.

En el pasado, ellos -al igual que los arhuacos- los wiwas y los kankuamos eran los dueños absolutos de toda la Sierra Nevada de Santa Marta, que abarca los departamentos del Magdalena, Cesar y La Guajira, una cadena de cordilleras impresionantes que tocan el cielo y que en el pasado estaban adornadas en sus picos de nieves extensas, hoy derretidas, las únicas montañas del mundo que en su pie están bañadas por las aguas tibias del mar Caribe.

Cuando llegaron los hombres blancos, primero con la conquista sangrienta, luego con la colonización y más tarde con la violencia de los grupos armados, a los aborígenes los fueron sacando de sus mares sagrados y poco a poco fueron arrinconados hacia las partes altas de las cimas que hoy habitan.

Algunas leyes protectoras demarcaron sus territorios y les han devuelto autonomía, pero en muchos casos no se cumplen o son ignoradas incluso por el mismo Estado. El difícil acceso a sus resguardos ubicados en las cumbres los ha protegido en parte de ser extinguidos. Sin embargo, el hermano menor, como llaman a los que no son indígenas, sigue siendo la peor amenaza para la supervivencia de su raza, tradiciones y cultura.

Lea además: Once días confinados completaron siete comunidades indígenas en Antioquia

Los grupos armados, el narcotráfico, la deforestación, el turismo desbordado y las religiones son el mayor riesgo que hoy tienen y así se lo hicieron saber al Defensor del Pueblo, Carlos Negret, quien hizo un recorrido por la zona y escuchó sus lamentos convertidos en denuncias.

RCN Radio acompañó al Defensor y en terreno constató las quejas de las comunidades, pero también su lucha por preservar  el entorno, sus creencias y el legado que dejaron los antepasados, aunque  el territorio lo perdieron en más de la mitad.

Juan José Nolavita, apenas mide un metro con 60 centímetros, la estatura promedio de los koguis, su piel morena hace juego con la cabellera negra que cae debajo de los hombros. Luce la indumentaria blanca que caracteriza a su pueblo, es uno de los pocos que habla relativamente bien español en su comunidad , por eso fue delegado como coordinador del resguardo kogui, malayo, arhauco.

"El atropello para nosotros es que el turismo cuando ingresa a la sierra nevada, esa gente está dejando la basura en los sitios sagrados, los mamos se preocupan por esa razón y por eso dicen que debe haber una institución que tenga controles para que no ingreses en la parte alta; en el pico zona nevada para nosotros no pueden transitar", sentencia Juan José.

Los hermanos que vienen de afuera ya se nos están metiendo en la parte alta y las autoridades y los mamos ya están sintiendo que les están pisando encima, no vamos aceptar lo que quiere hacer el Ministerio de Turismo en la parte alta”, advirtió. 

También añadió que sólo después de que el resguardo autorice no hay ningún problema para visitar el territorio, de lo contrario dijo, se sienten afectados si alguien entra sin permiso de las autoridades.

En cuanto a la intromisión de iglesias cristianas que están adoctrinando a los indígenas, el líder kogui afirmó que se sienten mal  ya que sus  hermanos indígenas, nacidos y criados en los resguardos  abandonan  el lugar por la religión y pierden la cultura y sus creencias.

“Eso está afectando a todos los demás, porque una persona se va y  si tienen hijos, hermanos, papás, esposa, todos se van y se está acabando con la cultura y la herencia de nuestros padres”, puntualizó Juan José.

El Defensor del Pueblo, Carlos Negret, se comprometió a llevar las denuncias de las comunidades indígenas ante todas las instancias de los gobiernos locales y nacionales y encabezó una reunión en Santa Marta con autoridades civiles y militares a quienes les transmitió las inquietudes de las autoridades de la sierra.

“La gran preocupación de las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, primero, es que  hay una tragedia ambiental, tenemos que trabajar en la sociedad para proteger este pulmón de aire puro del mundo. Tienen preocupación con el turismo desbordado y por personas de las comunidades que están siendo vinculados y trabajan con algunas iglesias. Lo que nos han pedido los mamos es que ellos tienen un gobierno propio,  unos dioses y  su propia identidad”, señaló el funcionario. 

Negret  agregó que también preocupa a los aborígenes la seguridad en la parte baja en la troncal del Caribe donde están asentados grupos ilegales como las autodefensas conquistadoras de la Sierra Nevada y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia,   “que están dedicados a la extorsión en la troncal y protegiendo rutas del narcotráfico”.

El defensor indicó que en la reunión final con las autoridades de Santa Marta se puso a su consideración estas denuncias de las comunidades, “y esperamos que tengan mejores condiciones de las gentes de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

La Secretaria de Convivencia y Seguridad  Ciudadana de Santa Marta Sandra Vallejos, dijo que se está trabajando con las comunidades indígenas de la Sierra para controlar el turismo por cuanto hay denuncias según las cuales, detrás de estas actividades hay grupos paramilitares que extorsionan a las agencias y  prometen ingreso a lugares no autorizados y sagrados para los aborígenes.

“Con ellos hemos llegado a unos acuerdos para determinar los lugares de restricción a turistas y estamos trabajando para enfrentar a todos los grupos que están cometiendo estos delitos en la sierra”, enfatizó la funcionaria. 

Por su parte el comandante la Primera División del  Ejército con sede en Magdalena, General Gerardo Melo, aseguró que la fuerza pública está combatiendo a las organizaciones criminales que delinquen en la región.  Acotó que se ha detectado a un grupo  ilegal que delinque en la zona identificado como los Pachenca , y  aseguró que en las últimas semanas 16 miembros de esa organización fueron capturados.

Indígenas rechazan resolución del Ministerio del Interior

Los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta cuestionaron una resolución del  Ministerio del Interior  que reconoce como autoridades a otros grupos  de ese territorio, al considerar que no fueron consultados y  los divide.

Silvestre Gil,  secretario general del resguardo kogui, malayo y arhauco vocero de las siete autoridades de la Sierra Nevada, afirmó que desde hace 40 años las comunidades tienen  una estructura de gobierno propio y están organizadas en la Organización Gonawindua Tayrona.

“Somos 53 comunidades de los 3 departamentos, con  53 autoridades  y 40 espacios sagrados que están en la parte alta de Cesar, Magdalena y Guajira.  Con los Mamos que representan a las autoridades, hacemos una reunión  general para posesionar un cabildo o un gobernador y una vez se hace la consulta previa se puede elegir el representante legal”, aclaró Gil.

Agrega que la resolución  del Gobierno no consultó a las autoridades indígenas  y reconoció a personas de 2 comunidades  de la parte alta y otras dos por el lado de Santa Marta, dirigidas por  Atanasio Moscote Gil,  un indígena que se educó afuera del territorio  y es de religión evangélica  y quien  está imponiendo  esas  cuatro comunidades que no son reconocidas por el resto.

Es una violación a la ley de origen y  mandato de nuestra ley. Los mamos no aceptan esa resolución que no  fue consultada con los representantes legales, y  por eso los mamos dicen que eso hay que eliminarlo y le pedimos al defensor que ante el gobierno pida que se derogue, nos genera problema interno y enfrentamientos entre las comunidades”, enfatizó Gil.

 Añadió que  esa  determinación del Gobierno nacional hecha en Bogotá debe ser consultada en el territorio donde está el problema,  “eso nos divide, daña la cultura,  el conocimiento ancestral, el mandato, el cuidado de la naturaleza”, insistió el vocero kogui.

El  Secretario del Interior del Magdalena, José Humberto Torres, reconoce que la situación es muy grave en la Sierra Nevada de Santa Marta y  lanzó un S.O.S por ese lugar.

“Nos hemos reunido con las 4 cabildos, los  gobernadores de los pueblos  y hemos acordado hacer una gran conferencia internacional de la mayor magnitud, es  un S.O.S  por la Sierra Nevada de Santa Marta. Será el 7 y 8 de mayo, la idea es que la sierra sea declarada patrimonio material e inmaterial de la humanidad”, señaló el funcionario.

Agregó que hay preocupación por la concesión del Parque Tayrona  y se mostró  de acuerdo en que ese lugar no debe ser administrado por particulares sino por los pueblos indígenas.

Que el mundo conozca la grave situación ambiental en la Sierra Nevada, como se ha ido propiciando el deshielo de  los hielos glaciales, como el turismo está afectando  la sierra, como los colonos afectan los resguardos”, concluyó  Torres.

Los mamos piden medidas urgentes y radicales para proteger sus territorios, de lo contrario afirman,  en unas décadas toda la cultura Tayrona y sus comunidades se extinguirán,  al mismo ritmo de los deshielos  de las pocas nieves que aún quedan en los picos  de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Audio

[AUDIO] SOS por Sierra Nevada de Santa Marta

0:27 5:25

[VIDEO] La vida de los nativos en la Sierra Nevada

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido