Según el más reciente informe de la Superintendencia Financiera, el organismo le ha puesto la lupa a 17 firmas que han incurrido en captación ilegal de dineros de los colombianos. El reporte señala que 12 de estas firmas funcionan sin la autorización de la SuperFinanciera, y 5 de ellas operan con esquemas piramidales. Incluso algunas de ellas cambian levemente el nombre de firmas legales o señalan que son filiales de ellas para no despertar sospechas. Un ejemplo es el de Macrofinanciera Compañía de Financiamiento Filial de Multibanck, que busca ser relacionada al Banco Multibank S.A. Otro de los ejemplos es el de Multifinanciera Colombiana y Extracrédito-Crédito que operan bajo la modalidad de pedirse un pago anticipado a los clientes, una especie de depósito, para que se les facilite el crédito que han solicitado. Los montos de la inversión de los clientes en estas firmas irregulares van desde los 40 mil hasta más de 100 mil pesos, dependiendo del porcentaje que presuntamente ganará el inversor. Muchas de las firmas que están en la lupa de la SuperFinanciera, operan virtualmente, aunque mezclan estos formatos como los tradicionales como los volantes y la publicidad callejera. El superintendente Financiero, Gerardo Hernández, señaló que "estas nuevas versiones de empresas que tienen este sistema de captar recursos son menos ostentosas, ya no tienen grandes oficinas y funcionan y operan por medio de la Internet y en lugares específicos", a diferencia de las poco célebres DMG y DFRE que fueron desmanteladas en 2008 y 2009. El directivo adelanta una cruzada por varias ciudades el país, entre ellas Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla y ahora en Pitalito y Neiva, entre otras, para concientizar a los ciudadanos que "de eso tan bueno no dan tanto". La pena por incurrir en el delito de captación ilegal incluye de entre 10 y 20 años de cárcel y sanciones económicas de hasta 50.000 salarios mínimos legales vigentes.