El acueducto municipal sufrió afectaciones debido a las fuertes lluvias.

Las fuertes lluvias que se registraron la noche del pasado jueves en Ibagué provocaron de manera inmediata la suspensión del servicio de agua potable, debido a un taponamiento en la bocatoma del acueducto que fue generado por los altos niveles de turbiedad en el río Combeima, afluente que surte el líquido en la ciudad.  

Personal de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, IBAL, avanza en los trabajos de limpieza en el sector con el objeto de reanudar el suministro en más de 130 mil hogares. 

José Alberto Girón, gerente del IBAL, dijo que con maquinaria se ha retirado el material de arrastre, la vegetación y otros objetos que imposibilitan el paso del agua. 

Explicó que hasta altas horas de la noche será posible normalizar el servicio de agua potable en toda la capital tolimense. 

"De 600 ya pasamos a 900 litros de captación, ya podemos trabajar de manera más eficiente, esperamos tener mayor caudal en planta y poner la producción completa, esperando estabilizar el servicio en horas de la noche"  aseveró. 

El funcionario hizo un llamado a la ciudadanía para que haga uso racional del líquido mientras se soluciona la dificultad en el  acueducto.  

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido