Cargando contenido

El prelado asegura que se deben escuchar las necesidades de las comunidades y entablar diálogo entre ambas partes.

Indígenas rechazan asesinatos de sus líderes
Indígenas rechazan asesinatos de sus líderes.
AFP

Tras ola de violencia que se vive en el departamento del Cauca, donde en las ultimas semanas han sido asesinados varios lideres indígenas, el arzobispo de Popayán, Monseñor José Rueda, señaló que si bien las acciones tomadas por el Gobierno son importantes es urgente establecer la confianza entre  las poblaciones indígenas y la Fuerza Pública.

"Debe existir una confianza (...) pienso que sí se han cometido errores de parte y parte; es necesario sentarnos y la iglesia está dispuesta a intermediar", dijo monseñor Rueda en diálogo con RCN Radio.

En ese sentido, señaló que "es necesario ir mucho más allá. Necesitamos acercarnos más a las comunidades, escucharlos para esclarecer las necesidades que tienen. En la medida que quitemos polarizaciones y construyamos confianza, vamos a erradicar estos problemas que son el narcotráfico y la economía ilegal".

Lea más: Duque exigió acelerar plan de inversión social en el Cauca tras consejo de seguridad

Para el arzobispo de Popayán, "las propuestas de usar el glifosato para erradicar los cultivos de coca puede tener un impacto en la salud de las personas y en el medio ambiente . O la legalización (de las drogas) puede exponer a las nuevas generaciones a ser consumidoras; creo que el camino intermedio debe ser una economía sostenible acompañada por el Estado buscar otra fuente de sustento".

Audio

[AUDIO] Monseñor José Rueda, arzobispo de Popayán, sobre situación en el Cauca.

0:27 5:25

Añadió que "se están haciendo pequeños pasos. El bien común se construye cuando reconocemos que alguien tiene una buena intención y que no hay un protagonismo único sino comunitario".

El presidente Iván Duque encabezó el fin de semana el segundo consejo de seguridad de los últimos ocho días en esa región junto al ministro de Defensa, Guillermo Botero, la cúpula de la fuerza pública, el gobernador y otras autoridades del Cauca, epicentro de los ataques a las comunidades ancestrales a manos de disidencias de las Farc.

Duque designó a Miguel Ceballos para coordinar la ejecución de ese “Plan de Acción Social” para la región. De igual forma ratificó las decisiones tomadas en el consejo de seguridad de la semana anterior en Santander de Quilichao (norte del Cauca), donde anunció la llegada de 2.500 hombres de la fuerza pública. 

No obstante, monseñor Rueda sostuvo que " aumentar el pie de fuerza funcionaría siempre y cuando existiera un buen nivel de confianza entre indígenas y afros con el Estado, de lo contrario puede ser ineficaz. Primero hay que crear el ambiente para que todos puedan participar, lo primero que se debe hacer es el diálogo".

Finalmente, señaló que "estamos haciendo esfuerzos y que este proceso hay que acompañarlo y seguir luchando".

El presidente Iván Duque propuso el mejoramiento de cobertura social para más de 200.000 familias del departamento, así como lograr el acompañamiento educativo y de sostenimiento para 9.000 jóvenes y planes gubernamentales para promover 300 emprendimientos para familias del Cauca.

Lea también: Indígenas del Cauca piden al presidente Duque que se reúna con esas comunidades

En materia de infraestructura, señaló que hay 41 proyectos en marcha que beneficiarán a más de 800.000 personas, las cuales contemplan desarrollo rural, electrificación, deporte y recreación.

En sus declaraciones, Duque dijo a los indígenas del Cauca que su Gobierno está para “protegerlos de amenazas” y que no dejará de hacerlo “en ningún momento”.

El martes pasado un grupo armado ilegal asesinó a cinco indígenas (entre ellas una gobernadora) y dejó a seis más heridos en una zona rural de Tacueyó, mientras que en la tarde del jueves cuatro integrantes de un equipo de topografía fueron asesinados en zona rural del vecino municipio de Corinto.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido