Cargando contenido

Así fueron ensalzadas las raíces precolombinas de los nariñenses.

El Carnaval de Negros y Blancos en 2019 conmemora su décimo aniversario como Patrimonio de la Humanidad.
El Carnaval de Negros y Blancos en 2019 conmemora su décimo aniversario como Patrimonio de la Humanidad.
AFP

En el montañoso y selvático departamento de Nariño, los habitantes de Pasto honran a la Pachamama (madre tierra) y ensalzan sus raíces precolombinas en el Carnaval de Negros y Blancos, que conmemora en esta edición su décimo aniversario como Patrimonio de la Humanidad

"Queremos rescatar todo lo que se ha perdido de las culturas andinas latinoamericanas", dice, con la cara pintada de verde como un jaguar, Édgar Benavides de la Fundación Cultural Ayawasca. 

El grupo de Benavides es uno de los once que participaron en el más desfile del Carnaval, el "Canto a la Tierra". 

Le puede interesarEl SOS de Humberto De la Calle por censura a Carnaval de Blancos y Negros

El Carnaval de Negros y Blancos tiene su origen en el siglo XVI y se caracteriza por ser la fiesta del mestizaje y la más importante del sur de Colombia, así como por ser el "juego", como llaman a la celebración espontánea en las calles en la que las personas suelen arrojarse talco

"Picardía, ironía, sarcasmo. Esa es la tradición de nuestro carnaval, es la constante de todos los años", explica el alcalde de Pasto, Pedro Vicente Obando. 
 
A diferencia del otro gran carnaval de Colombia, el de Barranquilla (Atlántico), en Pasto echan la vista atrás. Además de la fuerte influencia indígena, visible en las banderas wiphala de los desfiles, el carnaval dedica uno a repasar su pasado más reciente, que tiene por nombre "Familia Castañeda". 

Por eso, en Pasto no participan comparsas sino "colectivos coreográficos" que, a lo largo del año, hacen una labor de documentación para elegir las temáticas de sus desfiles y dotarlas de un simbolismo y una mitología. 

Para el Carnaval, la Alcaldía de Pasto aporta un máximo de $17.7 millones a cada uno de los once colectivos registrados, en función de si alcanzan o no unos estándares determinados. Pero en muchos de los casos, la financiación la ponen los mismos participantes o sus familias. 

Lea tambiénLos 'tuits' que se han hecho desde el Twitter oficial de Juan Gabriel

A pesar del sacrificio que conlleva, todos los grupos salen a desfilar y repiten una misma consigna: "¡Que viva Pasto, carajo!"

Fuente

Sistema Integrado Digital - EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido