Cargando contenido

La Fiscalía determinó que las armas incautadas a los disidentes, sí fueron accionadas.

Disidentes de las Farc en Cauca
Los guerrilleros fueron enviados a la cárcel de San Isidro en Popayán.
Foto: Consejo Regional Indígena del Cauca

Condenas de 40, 30 y 20 años de prisión recibieron nueve disidentes de las Farc que tuvieron relación con el asesinato del comunicador Eider Campo Hurtado del resguardo de Pioyá en Caldono, norte del departamento de Cauca.  

Los disidentes fueron capturados por la guardia indígena y en medio de una asamblea de estas comunidades se determinó la pena, que sin ningún tipo de beneficios deben cumplir.

Quienes fueron señalados como autores materiales del crimen recibieron una condena de 40 años, mientras que los autores intelectuales y colaboradores pagarán 30 y 20 años de prisión.

Los nativos también incautaron cinco fusiles, dos armas cortas, granadas y municiones de diferentes calibres, elementos que fueron analizados por la Fiscalía, entidad que determinó que sí habían sido accionadas contra el comunero asesinado.

Ovidio Hurtado, gobernador del resguardo de Pioyá, explicó que las comunidades indígenas tienen establecido un tope de años a los que pueden ser condenadas las personas que cometan delitos en sus territorios. De igual manera, reconoció el apoyo de la justicia ordinaria. 

El director de Fiscalías en el departamento de Cauca, Leonardo Vergara, indicó que contra los capturados también se abrió un proceso para determinar su posible participación en otros hechos delictivos, entre ellos el ataque del que fue víctima una patrulla de Policía en el municipio de Caldono y que dejó 2 uniformados muertos.

Los hoy condenados fueron trasladados a la ciudad de Popayán y serán enviados en calidad de 'guardados' a la cárcel San Isidro de esta capital.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido