Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Motín Putumayo
Cerca de 90 reclusos denunciaron que no están recibiendo alimentos en buenas condiciones.
Monitor

Varios minutos de tensión vivieron los habitantes del barrio San Agustín de la ciudad de Mocoa (Putumayo), luego de las protestas que protagonizaron cerca de 90 internos detenidos en la carceleta de la Casa de Justicia que funciona en ese sector de la ciudad, por las precarias condiciones en las que se encuentran.

La comunidad señaló que ese centro de reclusión transitorio se ha convertido en una 'bomba de tiempo', por la gran cantidad de detenidos que están en ese lugar.

Puede leer: Jornada violenta en Algeciras: tres personas asesinadas

Las autoridades confirmaron que dentro de los 85 detenidos hay dos personas ya condenadas, al igual que otro interno quien a pesar de que fue cobijado con el beneficio de detención domiciliaria, aún permanece allí.

En la carceleta también hay 13 personas que pertenecen a una peligrosa banda delincuencial denominada ‘La Constru’, al igual que otros sindicados por feminicidios.

El resto de los detenidos están relacionados con tráfico de estupefacientes, porte ilegal de armas, hurtos en todas las modalidades, delitos sexuales y concierto para delinquir, según el reporte de la Policía Nacional.

A pesar de que actualmente hay cerca de 90 detenidos, el lugar no cuenta con el espacio para alberga ni a la mitad de quienes están allí. Adicionalmente, tampoco se está cumpliendo con los protocolos de bioseguridad ante la emergencia por la pandemia de la covid-19.

El coronel Francisco Gelvez, comandante de la Policía en el departamento del Putumayo, aseguró que las condiciones de la carceleta fue lo que ocasionó el intento de motín que se logró controlar a tiempo, con los más de 80 uniformados que custodian el sitio.

Le puede interesar: Cierran varios establecimientos en Neiva por incumplir protocolos en pleno pico por covid

“Al parecer, estos internos no vienen recibiendo una buena alimentación durante la última semana, por lo que ya se iniciaron las reuniones con las entidades competentes para buscar soluciones. Hasta el momento no tuvimos que acudir al uso de la fuerza y siempre estaremos prestos al diálogo”, dijo el oficial.

Por su parte, el defensor regional del Pueblo del Putumayo, Jhon Ordóñez, llegó hasta el lugar para intentar sostener una mediación que permita calmar los ánimos de los detenidos, quienes exigen condiciones dignas.

Finalmente, cabe mencionar que la situación carcelaria en el departamento del Putumayo es crítica tras el cierre preventivo de la cárcel Judicial de Mocoa, debido al riesgo en el que se encuentra luego de la avalancha ocurrida en el año 2017.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.