Cargando contenido

La religiosa nariñense fue secuestrada por un comando extremista Musulmán en Mali, África.

La Hermana Gloria Cecilia Narváez, completa 2 años secuestrada por extremistas en Mali, África.
Cortesía Hermanas Franciscanas

El 7 de febrero de 2017 la misión de las Hermanas Franciscanas en el Carangaso, al norte de Mali, fue atacada por un grupo armado relacionado con Al Qaeda, que secuestro a dos religiosas que adelantaban en el lugar labores de atención en salud y educación a la población vulnerable.

Una de las religiosas secuestradas es Gloria Cecilia Narváez, una nariñense que llevaba un año en la misión y que regía la presencia de la comunidad religiosa en la zona. Meses después el grupo extremista envió pruebas de supervivencia a través de un video en el que se observaba algo afectada en su salud.

Le puede interesar: Familia de monja secuestrada en Malí celebró nueva prueba de supervivencia

Situación similar se presentó el año anterior cuando se difundió un segundo video en el que la hermana solicitaba la intervención del Vaticano para gestionar su liberación y en el que se declara con mejoría en su estado de salud.

“El Vaticano no tiene la herramienta apta para intervenir, el secuestro es todo un misterio allá en el África con la presencia de esos grupos ilegales y queda como difícil que la Iglesia entre a buscar un dialogo. Habría que esperar que las autoridades de ese país entren a hacer algo para lograr la liberación”, dijo el Obispo de Pasto Julio Enrique Prado Bolaños. 

Lea tambiénPeatonalizar la Avenida Caracas, la propuesta de Peñalosa

Entre tanto, el general Fernando Murillo, Director de Antiextorsión y secuestro de la Policía Nacional, expresó que “la línea que se ha buscado siempre para la liberación de la Hermana, es la humanitaria, sabemos que estos grupos Yihadistas no están afanados en el tiempo cuando tienen un secuestrado. Se están buscando todos los mecanismos de comunicación y solo esperamos que a través de la iglesia y los buenos oficios de diferentes países, la Hermana sea liberada prontamente”.  

La familia de la religiosa que se encuentra entre Buesaco y la ciudad de Pasto, en Nariño, espera que aproxima noticia que se conozca sobre su familiar secuestrada sea la de su liberación. “Sabemos que por allá están muy pendientes de mi hermana. Esperamos que muy pronto se conozca la buena noticia”, expresó Edgar Narváez, hermano de la religiosa.

En localesTaxista que transportó a muerto en su carro, cuenta su versión

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido