Cargando contenido

Parte del territorio de la comunidad indígena de Misak se perdió por la fuerza del agua.

Emergencia en Silvia (Cauca), por el desbordamiento de dos ríos y dos quebradas
Emergencia en Silvia (Cauca), por el desbordamiento de dos ríos y dos quebradas
Foto: Cortesía

Fuertes aguaceros azotaron a la población de Silvia (Cauca), entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, lo que terminó por generar el desbordamiento de los ríos Piéndamo y Malchal, que arrasaron varias fincas y se llevaron parte de la vía. 

El coordinador de Primera Infancia del programa Numisak del cabildo indígena de Guambía, Albeiro Troches, confirmó que 80 familias resultaron afectadas por la emergencia que además, se destruyó parte del territorio indígena misak en Silvia (Cauca).

Los ríos arrastraron barros y piedras y provocaron una empalizada que terminó por destruir puentes peatonales de madera y causó daños en escuelas y fincas que además, reportaron la pérdida de cultivos. 

Lea además: Minuto a minuto: cómo va el coronavirus en Colombia

La comunidades se encuentran en aislamiento preventivo para evitar el contagio del coronavirus; sin embargo, eso impide la reacción de las autoridades advirtió el líder indígena.

“Por control territorial no están dejando salir para ningún lado por el coronavirus pero también esta emergencia requiere atención”, señaló el vocero de la comunidades indígenas.

Vea también: Colombianos atrapados en Honduras piden ayuda para regresar al país

Según se conoció, también se perdió la producción de cerca de 4.000 truchas que sirven para el abastecimiento de la comunidad. De igual forma, las lluvias en la zona han generado derrumbes que terminaron por afectar además al ganado de esta sección del país.

Por su parte, la Defensa Civil, junto con los cuerpos de bomberos, hacen ingentes esfuerzos para apoyar a las comunidades.

De interés: No podemos darnos el lujo de aislarnos: vendedores ambulantes en Bogotá

Troches pidió que las familias donen ropa en buen estado para niños entre uno y seis años, al igual que alimentos no perecederos, teniendo en cuenta que no pueden salir de la zona afectada por la temporada de lluvias, que según el Ideam, irá hasta mitad de año.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido