Cargando contenido

En los dos municipios se tuvo que declarar el toque de queda por la gravedad de los desmanes.

Icetex Popayán
Foto suministrada a RCN Radio

Tras disturbios y hechos de vandalismo registrarados al finalizar la jornada de protesta en el departamento del Cauca, las autoridades de los municipios de Popayán y Villa Rica, decidieron declarar el toque de queda.

En el caso de la capital caucana, la medida fue tomada después de las 9 de la noche del jueves luego de que encapuchados atacaran con piedras la sede de la alcaldía y abrieran la puerta para ingresar a la fuerza.

Lea ademásDurante marchas, vándalos atacaron sede de la alcaldía en Popayán

Unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que estaban al interior del edificio en pleno sector histórico de Popayán, actuaron para dispersar a los manifestantes generándose un enfrentamiento.

Aunque la situación parecía controlada por la fuerza pública, los desórdenes se extendieron a otros sectores.

Los vándalos ingresaron a la sede del Icetex, ubicada también en el centro de la ciudad, saquearon el lugar y luego le prendieron fuego a documentos y muebles.

Un edificio de apartamentos continuo al lugar, tuvo que ser evacuado con ayuda de unidades de la Defensa Civil.

Tras la grave situación el Alcalde (e), Héctor Gil Walteros, declaró el toque de queda en el centro de la ciudad, comprendido entre la Calle 1 Norte hasta la Calle 13 y desde Carrera 2 hasta Carrera 11.

''La medida es tomada con el fin de preservar la vida de los residentes del área y poder hacer las actuaciones pertinentes con la fuerza pública'', dijo el mandatario.

De igual manera en el municipio de Villa Rica (norte del Cauca), la movilización terminó con hechos violentos y amenazas de asonada por lo que la alcaldesa, Jenny Nair Gómez, declaró el toque de queda desde las 8 de la noche del jueves, hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

Lea ademásDecretan toque de queda en el centro histórico de Popayán

''Personas que no tenían nada que ver con la protesta terminaron saqueando la sede del hospital que está en construcción. Se llevaron materiales para la construcción y herramientas. De igual manera había una amenaza de asonada y por eso tomamos esa medida'', expresó la funcionaria.

Aunque más de 15 mil personas participaron de la jornada de paro en el departamento del Cauca, fueron unos pocos los que terminaron generando los desmanes.

Fuente

Sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido