Durante una reunión liderada por la Burbuja Ambiental en el Caquetá se acordaron medidas para impedir que se siga acabando con los bosques.

Deforestación.
El ministro Luis Gilberto Murillo, dijo que gracias a las autoridades, ya se tiene el control en los departamentos de Guaviare, Meta y Caquetá.
Brigada 12 Ejército

Luego que se conociera el más reciente boletín de Monitoreo de Bosques y Carbono del Instituto de Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) en el que se dio a conocer que el municipio de San Vicente del Caguán en el Caquetá, fue el que concentró el mayor número de alertas por deforestación en el último trimestre, se realizó una reunión en esa población, con el fin de idear medidas que permitan controlar la depredación de los recursos naturales.

Después de realizar un sobrevuelo de las áreas más impactadas en el que estuvo el ministro de Ambiente y Desarrollo Rural, Luis Gilberto Murillo, el general César Augusto Parra León, comandante de la Sexta División, así como personalidades del orden nacional de entidades que tienen que ver con el tema y autoridades locales, se acordó lanzar operaciones y ser más efectivos en la judicialización de aquellos que están motivando las quemas y la tala de árboles.

El ministro Luis Gilberto Murillo, dijo que gracias a las autoridades, ya se tiene el control en los departamentos de Guaviare, Meta y Caquetá.

Según el último reporte del Ideam, en San Vicente del Caguán se detectaron 75 parches de bosques deforestados cada uno de 50 hectáreas y 20 parches de extensiones de entre 100 y 230 hectáreas.

En la reunión se estableció que desde la Burbuja Ambiental liderada por el Ejército, se va intensificar el trabajo de concientización con la comunidad por medio de los soldados gestores ambientales para desestimular estas prácticas que van en detrimento de los recursos de valor estratégico de la Amazonía.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido