Cargando contenido

La exfuncionaria señaló que los funcionarios se excusas en las distancias de la zona, para no avanzar en las investigaciones.

Tabatinga se ubica a orillas del río Amazonas
Cortesía

La ex procuradora delegada, Elsy Angulo, reveló que en el año 2017 y mientras ejercía su cargo en el departamento del Amazonas, conoció múltiples casos de violación y abuso a menores de edad, en su mayoría niñas pertenecientes de comunidades indígenas.  

En diálogo con RCN Radio, la ex funcionaria aseguró que en las investigaciones que adelantó en su momento, se evidenció que los presuntos perpetradores de los actos abusivos contra las menores, serían en su mayoría docentes y rectores de las instituciones educativas.

En ese sentido, Ángulo dijo que la falta de voluntad, sería una de las razones por lo que estas denuncias no prosperan.  

Le puede interesar: Violencia sexual: el cuerpo de las mujeres convertido en un arma de guerra

"Varias niñas residentes en La Chorrera, que es una zona no municipalizada, allí había muchos casos. Esto era frecuente y la información inicial la obtuve de una médico que abandonó su cargo porque no podía más con esa situación, pese a haber denunciado ante la Superintendencia de Salud. Ese fue el primer impacto en donde conocí 11 casos de los cuales di traslado a la Fiscalía", narró la ex funcionaria.

De acuerdo con Angulo, estos casos correspondían a niñas entre los 2 y los 11 años "y estas niñas tenían todas Gonorrea. Esto era tal vez el tema más delicado que denunciaba la médico, pero no eran los únicos casos. Esta situación yo la conocí a finales del año 2017 y yo viajo a La Chorrera, en los primeros meses de 2018 para verificar la situación y también hacer un abordaje desde el punto de vista preventivo".  

La exprocuradora regional también contó en diálogo con RCN Radio que, "yo fui a algunas de las zonas no municipalizadas, pero la situación se presenta en todo el Amazonas". En cuanto a quiénes son los responsables de estos hechos Angulo indicó que, "en términos generales y en lo que tenía que ver con mi competencia son profesores o rectores".  

Lea también:  Colombia pide más tiempo para acabar con las minas antipersona

Según narró Angulo, en algunas zonas del Amazonas por la lejanía entre los municipios y las zonas rurales, muchos de los colegios funcionan como internados. "Allí llegan las niñas, pero vienen de veredas recónditas y por eso viven y estudian. Algunas de estas niñas ni siquiera hablan bien el español y por tanto son mucho más vulnerables porque no están con su entorno familiar".  

Aseguró que "presioné a la Oficina de Control Disciplinario Interno de la Gobernación, porque me parece que ha sido muy irresponsable con el manejo de estos temas, porque las personas creen que la Procuraduría es la única que hace las investigaciones, pero ellos también son competentes. Ellos tenían muchos casos de delitos sexuales represados". 

Sin embargo, señaló que "los funcionarios públicos (de estas oficinas) son muy sinvergüenzas y se escudan en el hecho de que como estas niñas están en zonas muy apartadas, no hay forma de cómo recabar la prueba y prácticamente estos hechos quedan en la impunidad. Y lo que tiene que ver con la Fiscalía es la misma situación". 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido