Cargando contenido

La religiosa fue secuestrada hace tres años en Malí, África, por el grupo Al Qaeda.

Monja Gloria Cecilia Narváez, secuestrada hace tres años en Malí
Monja Gloria Cecilia Narváez, secuestrada hace tres años en Malí
Cortesía Hermanas Franciscanas

Angustia e incertidumbre sienten los familiares de la monja colombiana, Gloria Cecilia Narváez, porque se cumplieron ya tres años de su secuestro en el norte de Malí, en África, por parte de una célula terrorista del grupo Al Qaeda.

La religiosa fue raptada cuando realizaba su servicio pastoral con la comunidad. Desde hace aproximadamente año y medio, sus familia, que vive en la ciudad de Pasto, no recibe pruebas de supervivencia y en el último vídeo de la religiosa observaron que tiene  un deterioro en su  salud. 

Esta familia solo pide el apoyo de las autoridades nacionales e internacionales para que vuelva a casa sana y salva. 

“Por represarías el grupo Al Qaeda dejó de enviar grabaciones como prueba de supervivencia porque asesinaron a uno de sus líderes. Ya se cumplen tres años del secuestro y no volvimos a saber de ella, solo queremos saber cómo se encuentra porque en la última grabación la notamos triste. Nos preocupa su alimentación y la carga que ha tenido con el plagio. Queremos que la liberen y que alguien interceda por ella”, aseguró su hermano Edgar Narváez. 

Le puede interesar: Aida Merlano estaría gozando de lujos en celda que fue recluida en Venezuela

La familia denuncia además que desde hace un año y medio no tienen apoyo del Gobierno colombiano. Las últimas ayudas las recibieron del expresidente Juan Manuel Santos.

Tenemos el acompañamiento de la comunidad religiosa y seguimos solicitando que interceden para su liberación”, agregó el allegado.

Para homenajear y pedir por la pronta liberación se llevaron a cabo actividades religiosas en la capital de Nariño, que tuvieron el acompañamiento de la comunidad. 

Lea también: Policía investiga a líderes del paro nacional por relación con vándalos

La monja Gloria Cecilia Narváez estaba en Malí, cumpliendo con un servicio comunitario y religioso. “Desde que estaba muy pequeña tuvo la vocación de servir a los demás y de evangelizar a las personas. Le encanta leer la biblia y hace 25 años hizo los votos de castidad y de pobreza”,  relató su hermano. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido