Autoridades recomiendan no alimentarlos, no tocarlos y evitar ahuyentarlos. 

La familia de la especie silvestre conocida como perro-zorro ha sido observada por los habitantes de los barrios Zapamanga y El Carmen en Floridablanca (Santander) quienes en horas de la noche y parte de la madrugada han informado de la presencia de los animales en busca de comida y refugio.

Gerson Peña, biólogo ambiental del Área Metropolitana de Bucaramanga, indicó que los zorros perrunos, como también son conocidos, llegan al lugar debido a un proceso de desplazamiento de su hábitat.

“Hay unos periodos de tiempo en los que ellos bajan de los cerros orientales. Ellos no son peligrosos pero de alguna manera cualquier animal silvestre que se vea vulnerable va a atacar, pero no son agresivos. Son perro-zorro de fauna silvestre y están acostumbrados a salir de su corredor cuando hay épocas de calor”, explicó Peña.

Aunque no se tiene la cifra de cuántos animales silvestres son, el biólogo pidió a la comunidad prevención frente a la presencia de los zorros ya que aunque no son agresivos, pueden sentirse en riesgo.

La gente debe evitar tener contacto con ellos, alimentarlos o golpearlos, son inofensivos y suelen aparecer en las noches o en la madrugada en busca de alimento. Lo que sucede es que esos sectores anteriormente hacían parte de su hábitat entonces ellos lo asocian al corredor ambiental en el que puede estar”, agregó el biólogo.  

No alimentarlos, no tocarlos y evitar ahuyentarlos son algunas de las recomendaciones que entregó el Área Metropolitana de Bucaramanga frente a la presencia de estos zorros-perros que han llegado hasta Floridablanca en busca de comida.

Los animales han sido observados por los residentes de los barrios El Carmen y Zapamanga, quienes en horas de la madrugada han escuchado ruidos cerca de los conjuntos residenciales, sobre todo en zonas verdes hasta donde llegan los animales silvestres tras el rastro de comida y refugio.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido