Cargando contenido

Mientras tanto continuarán velando sus muertos en la carretera.

El acto simbólico es un espacio para las muestras de solidaridad de otros pueblos indígenas y organizaciones sociales.
Cortesía CAMAWARI

Desde ayer al medio día, la carretera que de Pasto conduce hacia Tumaco, permanece cerrada por la decisión del pueblo indígena awá, que habita en el sector de El Palmar en Ricaurte, de llevar a su lideres asesinados hasta la carretera para velarlos, como un acto de rechazo a la violencia contra su etnia.  

“Nos encontramos acompañados por los espíritus del Katsa Su (territorio), porque seguiremos en este proceso de lucha que comenzaron nuestros líderes y hermanos indígenas caídos", explican desde la organización Camawari.

Lea también: Indígenas awa velaron a sus muertos en la carretera

Y añaden: "Desafortunadamente, no hemos podido encontrar la tranquilidad que necesitamos en este momento, porque los grupos armados continúan rondando el territorio del resguardo Palmar Medio Imbi generando miedo, terror, zozobra y amenazas a nuestras comunidades”. 

En la comunicación los indígenas awá reiteran su exigencia urgente de la presencia del Ministerio Público, del Gobierno Nacional y de los Organismos de Derechos Humanos para que acompañen el proceso adelantado por las comunidades: 

“Es necesario que se garanticen las medidas de seguridad y protección tanto para los líderes, autoridades, familiares, comunidad indígena del Resguardo Palmar Medio Imbi y en general para Camawari como sujeto colectivo”, solicitan.

Lea también: Continúan el desplazamiento de indígenas de Risaralda

Para hoy se ha programado la realización de una asamblea en la que solicitarán la presencia de autoridades del orden nacional  y regional como la Vicepresidencia de la  República, el Ministerio de Defensa, Fuerzas militares, Unidad de Protección, ICBF, Gobernación de Nariño y Alcaldía de Ricaurte entre otras, para que se puedan abordar los temas de garantías de seguridad, protección y atención a los últimos casos ocurridos en su territorio.

La desafortunada muerte de los líderes fue un espacio para  gestos de solidaridad de otros Pueblos Indígenas, organizaciones sociales y de la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC. También hizo presencia la organización Unidad Indígena del Pueblo Awá - UNIPA, que denunció que 34 indígenas awá han caído víctimas de la violencia  que en lo corrido del 2018. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido