Bruno Ruglio, de 32 años, fue visto por última vez el 23 de febrero en Sibundoy, Putumayo.

Bruno Ruglio
Facebook

Bruno Ruglio llegó en febrero con su hermana, Rosanna, para buscar un tratamiento para la esquizofrenia. Los dos venían de Malta.

Según Rosanna, Bruno ya había sido atendido por el taita Cristin Chindoy y ya había mostrado una mejoría.

Entonces, el pasado 23 de febrero, el hombre decidió irse a una maloka en Sibundy, en el alto Putumayo, para buscar el tratamiento.

Al parecer, sus acompañantes lo dejaron solo: "Yo conozco a mi hermano, y por su discapacidad, cuando él está solo, le da por caminar", dijo Rosanna a RCN Radio.

Cuando llegaron las ocho de la noche de ese viernes y ya habían pasado varias horas desde que no sabía donde estaba Bruno, ella fue a la Policía y aseguró que "él tenía un problema de memoria" para no mencionar la palabra esquizofrenia y no asustar a la población.

Sin embargo, le dijeron a ella que la búsqueda se tenía que ajustar al protocolo de esperar 72 horas.

Según ella, la alcaldía de Sibundoy ha ayudado en la tarea de hallar a su hermano. Rosanna afirma que él aún debe estar en esa zona.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido