Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Disparos
Foto de referencia
Foto de archivo

El caso más reciente se registró en el barrio Gustavo Mejía del municipio de Corinto (norte del Cauca), donde tres personas fueron asesinadas por sujetos armados quienes les dispararon varias veces, mientras se encontraban en el interior de una vivienda.

De acuerdo a la información que se entregó desde esa población, las víctimas al parecer consumían bebidas embriagantes y jugaban parqués en horas de la noche de este miércoles, cuando fueron atacados por hombres armados que ingresaron a la residencia y los asesinaron. 

En ese municipio habían circulado panfletos virtuales firmados por supuestas disidencias de las Farc, en los que advertían de acciones contra quienes no acataran el aislamiento o generaran desordenes. 

Lea también: Autoridades toman nuevas medidas para frenar la violencia en el Cauca

Dos de las víctimas fueron identificadas como John Jairo Oca Cuspián de 31 años de edad y Julián Orlando Maldonado Gómez de 30.

De otro lado dos ciudadanos oriundos de Cali y Buenaventura en el Valle del Cauca, fueron asesinados por hombres armados en zona rural del municipio de Argelia (sur del departamento del Cauca). 

Los dos hombres asesinados fueron identificados como Jefferson Arango Benítez de 39 años y Leonardo Ariza Guiral de 27. Sus cuerpos fueron encontrados amarrados y con impactos de arma de fuego en la vereda Nuevo Horizonte, corregimiento de San Juan de la Guadua.

De acuerdo al reporte de organizaciones sociales, con estos hechos son 32 los homicidios registrados desde el inicio de la cuarentena en este departamento. 

En los últimos diez días las acciones armadas han cobrado la vida de  tres menores de edad, en hechos ocurridos en Suárez donde murieron dos hermanas de 9 meses y cinco años, y en Mercaderes donde en medio de un ataque contra un líder social, falleció una niña de 14 años. 

De los 32 homicidios, 14 han sido líderes sociales y 6 familiares de los mismos. 

Este es el panorama de asesinatos de líderes y defensores de derechos humanos:

El primer caso se presentó el 17 de abril, en la vereda Betania del municipio de El Tambo, donde supuestas disidencias de las Farc asesinaron a Teodomiro Sotelo Anacona, quien lideraba procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito. 

Dos días después, en la vereda Los Robles del municipio de Buenos Aires, se reportó el crimen de Mario Chilhueso Cruz, un líder campesino de la zona del Naya y presidente de la Asociación de Pequeños Trabajadores Agropecuarios de esa población. 

Encuentre aquí: En lo que va corrido del 2020 han asesinado a 14 líderes en Cauca

La racha de homicidios no se detuvo y el miércoles 22 de abril, el defensor de Derechos Humanos, Hugo de Jesús Giraldo López, fue asesinado por desconocidos que llegaron hasta su vivienda, en zona rural de Santander de Quilichao, donde le dispararon en seis oportunidades. 

El cuarto homicidio fue el de Floro Samboní Gómez, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Loma Larga Bajo, en el municipio de Almaguer (sur del Cauca), quien fue asesinado de varios disparos. 

El mes de abril cerró con los homicidios de los líderes Álvaro Narváez y Uenseslao Guerrero, oriundos del municipio de Mercaderes, en hechos registrados en esa población del sur del Cauca.

Las disidencias de las Farc son señaladas como las principales autoras de estas acciones violentas.   

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.