El fiscal general, Eduardo Montealegre, aseguró que la decisión no obedece un capricho del presidente Juan Manuel Santos. El fiscal general, Eduardo Montealegre, aseguró que la decisión de suspender los bombardeos contras las Farc era una obligación constitucional del Gobierno Nacional y no una voluntad del presidente Juan Manuel Santos. Según Montealegre, si en un conflicto armado existe ya una voluntad política por parte de uno de los actores del conflicto de desescalar el uso de la fuerza, el Estado en términos constitucionales y derecho internacional también tiene que hacer un uso moderado de la fuerza. Lea también: Presidente Santos defiende la orden de suspender bombardeos contra las Farc “Es que ya no es una voluntad o una discrecionalidad  del presidente de la República desescalar el conflicto y disminuir el uso de la fuerza por parte de la fuerza Pública, sino que es una obligación constitucional”, indicó Montealegre. El Fiscal enfatizó en que “Si hay una voluntad clara, manifiesta de hacer un cese unilateral el Estado tiene que hacer gestos de naturaleza constitucional, es mas es una deber y una obligación constitucional hacerlo por parte del Presidente de la República como jefe de la fuerza pública y garante de la seguridad ciudadana.