Cargando contenido

Está previsto que el fenómeno de El Niño llegue se empiece a sentir a partir de noviembre, hasta el primer trimestre de 2019.

Servicio de energía en Colombia
La decisión se tomó al negar la demanda y declarar la exequibilidad del artículo 352 de la ley 1819 de 2016.
Foto: Ingimage

Los colombianos no olvidan el fenómeno de El Niño que azotó al país durante 15 meses entre 2015 y 2016, el cual le costó al Gobierno 1,6 billones de pesos, siendo considerado uno de los más fuertes del planeta. 

Durante ese periodo los departamentos que resultaron más afectados por las emergencias fueron Magdalena, Boyacá, Santander, La Guajira, Cundinamarca y Tolima, impactando en total a 719 municipios y 28 departamentos. 

Por lo tanto, desde ya el Gobierno a través del ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, alertó sobre la sequía que se aproxima, la cual iniciaría en noviembre hasta el primer trimestre del próximo año, lo que generaría una reducción significativa de agua para las hidroeléctricas. 

"Sí va a haber reducción de precipitaciones, sí va a haber sequía,  y eso genera efectos directamente frente a los que se abastecen del agua, es decir, acueductos, sector energético, el tema de salud, distritos de riego", dijo el ministro Ricardo Lozano durante la instalación del décimo primer encuentro anual del Sector Energético Colombiano que organiza Acolgen.

Inmediatamente las declaraciones del jefe de la cartera de Ambiente llamaron la atención sobre los posibles efectos del fenómeno de El Niño en la tarifa de energía. Los colombianos se empiezan a preguntar si el precio se mantendrá, o por el contrario subirá. 

En diálogo con RCN Radio, Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), entregó un parte de tranquilidad. Indicó que en estos momentos el nivel de los embalses es óptimo, recalcando que "no es la misma situación del fenómeno de El Niño de 2015 - 2016".

No obstante, Montoya aclaró que la tarifa de la energía dependerá de cada comercializador de energía que atiende determinada zona del país. 

"Si el comercializador que atiende la zona específica del país, no está sobre expuesto en bolsa, los precios no tendrían por qué subir. El nivel de los embalses está optimo, está muy bueno, no es la misma situación del fenómeno del niño de 2015 - 2016 cuando veníamos de un verano muy prolongado, y los niveles de los embalses a iniciar dicho fenómeno cogió a las empresas hidráulicas con unos niveles muy bajos", explicó Montoya.

Según la presidente de Acolgen, si los los comercializadores tienen contratos bilaterales con los generadores de energía, ese precio es fijo; es decir, si firmaron contratos cuando la energía estaba baja, no tendría porqué afectar al consumidor final.

"Con la llegada de El Niño no quiere decir que vaya a aumentar precio de la energía automáticamente, pero yo no lo puedo asegurar. Los precios de la energía obedecen a cómo esté diseñado el sistema eléctrico colombiano, el cual tiene mayoritariamente generación hidráulica  y plantas térmicas de respaldo", agregó Montoya, quien hizo un llamado a los colombianos para que no empiecen a especular con el precio de la tarifa de energía.

En Colombia el porcentaje de energía que se produce con centrales hidroeléctricas es de un 75%; el restante, 25%, es con con plantas térmicas a carbón y gas. Durante el fenómeno de El Niño la participación hidráulica baja a un mínimo de generación del 50% y el resto es todo con térmicas. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido