El Gobierno aseguró que aunque no pretende justificarse tras el asesinato de Temístocles Machado, líder social de Buenaventura, aclaró que el dirigente no aceptó las medidas de la Unidad Nacional de Protección (UNP) para proteger su vida.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, aseguró que Machado ni siquiera continuó con el estudio de riesgo al que estaba siendo sometido, para recibir la seguridad necesaria. (Lea aquí: Temístocles Machado no rechazó protección, pidió que fuera para todos los líderes: Humberto Hurtado)

“Nosotros estamos ajustando protocolos para proteger mejor a los líderes sociales. En el caso particular de Temístocles Machado la Unidad Nacional de Protección había iniciado los estudios de riesgo para efectos eventualmente de proveerlo de un esquema de protección individual”, señaló.

Rivera agregó que, sin embargo, “él declinó esa oferta de iniciar ese estudio el año pasado, esa no es una excusa del Gobierno y nosotros seguiremos haciendo todo lo posible por proteger a los líderes sociales y no vamos a quedar satisfechos hasta que nunca más un líder social vuelva a ser asesinado en Colombia”.

Con la muerte de Temístocles Machado se elevó a siete el número de líderes sociales asesinados en lo corrido del 2018.

Información suministrada por organizaciones defensoras de Derechos Humanos también aseguran que en estos primeros días del año 131 personas han sido amenazadas.