Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Foto referencial
Imagen de ilustración
Colprensa

El director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), Luis Lota, alertó a los conductores de carga y pasajeros, únicos autorizados para movilizarse por el país durante la cuarentena, sobre los riesgos en las vías por los microsueños, una condición en los que el cerebro pareciera “desconectarse”.  

Actualmente, las vías nacionales presentan bajo flujo vehicular lo que permite manejar a velocidades más altas, situación que alerta a las autoridades y también hacen un llamado a los conductores que pueden circular, en el marco de las excepciones planteadas en el decreto de aislamiento preventivo obligatorio.  

Lea también: Transporte intermunicipal propone suspender rutas de larga distancia

"Un microsueño es tan corto que muchos conductores ni siquiera se percatan; sin embargo, estos espacios de desconexión al volante elevan al máximo la probabilidad de un siniestro vial. Si un conductor tiene un microsueño, mientras se desplaza a 80 kilómetros por hora, puede llegar a recorrer 45 metros, sin ningún tipo de atención, reacción y discernimiento", advirtió Lota.  

Indicó que, de acuerdo con las cifras oficiales, en la noche, entre las 2 y las 5 a.m., así como entre las 2 y 4 p.m., son los momentos en los que el sueño aparece con mayor facilidad. 

Para evitar este tipo de accidentes, la Agencia Nacional de Seguridad Vial dio a conocer una serie de recomendaciones básicas para evitar micro sueños, especialmente en transportadores de carga y servicio público de pasajeros, quienes suelen realizar trayectos largos y con dinámicas vehiculares distintas en virtud de la variación del tráfico por el aislamiento. 

Entre las recomendaciones sobresalen las siguientes:

  • Descansar: Es fundamental dormir bien dos días antes de un recorrido largo, por un lapso promedio de ocho horas; cuando se restan horas al sueño se hace más difícil concentrarse, se reducen los tiempos de respuesta ante una eventualidad, se asumen riesgos innecesarios y los individuos se tornan más irritables en el ejercicio de la conducción.   
  • Comer bien: La somnolencia después de comer se debe a que el sistema digestivo requiere gran parte del flujo sanguíneo para procesar la comida en el intestino delgado. Ello genera, inevitablemente, que otras partes del cuerpo reciban menos energía, fundamentalmente el cerebro y los músculos.  

Le puede interesar: Gobierno convoca al sector textil a proveer elementos de protección médica

Existen alimentos que pueden contribuir a este fenómeno, por ejemplo, según expertos, el arroz blanco tiene un índice glucémico alto, esto provoca somnolencia, aunque no lo hace de inmediato sino tres o cuatro horas después; en general los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, carbohidratos y azúcares pueden desencadenar un micro sueño. 

Otros consejos para no caer en un microsueño son:

  • Hacer pausas activas: Es fundamental realizar una pausa activa cada dops horas de recorrido o 200 kilómetros, en estos espacios es importante realizar estiramientos físicos, tomar un café o una botella de agua, se sugiere que las pausas oscilen entre 5 y 15 minutos en espacios seguros.  
  • Tener un entorno adecuado: Resulta muy funcional tener encendida la radio, especialmente con música alegre que mantenga la atención del conductor o contar con un acompañante que sostenga una conversación amena, además de evitar temperaturas cálidas que suelen generar una sensación de relajación bastante riesgosa.  
  • Reconocer los indicios: La experiencia demuestra que el cuerpo humano emite ciertos indicadores antes de materializarse un micro sueño, los más comunes son el pestañeo más seguido y más despacio; dificultad para sostener la cabeza erguida (cabeceo), bostezos recurrentes y visión borrosa.  
Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.