Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Trabajadoras sexuales aseguran que la alcaldía de Cartagena les incumplió

A mediados del mes de abril del año pasado, se realizó en esta ciudad la Cumbre de Las Américas, con presencia de 33 jefes de Estado, entre ellos, el presidente de los estados Unidos, Barack Obama y más de 500 representantes de empresas a nivel mundial.

No podía ser mejor la vitrina turística para la ciudad. En medios internacionales solo se hablaba de la presencia de los mandatarios en Cartagena. De las maravillas de la ciudad turística más importante del Caribe. Pero un solo hecho negativo cambió en 180 grados, la imagen de la hermosa ciudad caribeña, histórica y turística.

Un grupo de agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos, designados para la protección del presidente Barack Obama, protagonizó un escándalo sexual en un hotel del sector turístico de Bocagrande y desde allí, la prensa nacional e internacional se ocupó del tema.

Dania Londoño, una de las damas de compañía, desató el escándalo, se volvió famosa y la Cumbre de las Américas, pasó a un segundo plano.

Pues a raíz de ese escándalo, la administración distrital hizo una serie de promesas de reubicación y ayuda para las trabajadoras sexuales y así terminar con la mala fama adquirida por el comportamiento de un puñado de hombres y mujeres.

10 meses después, un grupo de mujeres que ejercen la prostitución a pocos metros del centro amurallado -donde está ubicada la Alcaldía, las iglesias y catedrales donde se han realizado los matrimonios de personalidades y los eventos internacionales más importantes de la región- aseguran que la administración no les han cumplido en nada.

“En el momento no nos han ayudado, hicieron una reunión y nos dijeron que ahora que reabran el parque no nos van a querer ahí porque eso es privado, porque van a poner la cafetería de Juan Valdez y toda esa vaina. Nosotras trabajábamos antes en el interior del parque, pero ahora estamos a los alrededores. Trabajamos en la mañana como 15 o 20 y en la noche otro grupo más grande. No nos han ayudado a nada. Sigue la zona de tolerancia. Nosotras cobramos 25 o 30 mil pesos y llega gente encopetada, gente de carros que pasan y todo. Solo le pedimos a la alcaldía que cumpla lo que prometió y que nos ayude para salir de este oficio”, dijo una de las trabajadoras sexuales quien pidió que su nombre se mantuviera en reserva.

Según la trabajadora sexual, las promesas solo tuvieron un efecto mediático y poco productivo. Cerca de 60 mujeres ofrecen sus servicios sexuales día y noche frente al Parque del Centenario y a pocos metros del Camellón de Los Mártires y la emblemática Torre del Reloj.