Tras doce horas de negociación entre los empleados estatales y el Gobierno nacional, las centrales obreras bajaron su exigencia salarial del 8,3% al 8,25% mientras que el gobierno se mantiene en la oferta del 6,65% de aumento para un millón 200 mil empleados públicos. Debido a que hoy se cumple el plazo establecido por la ley para que las partes concierten un acuerdo directo, el gobierno declaró sesión permanente en esta negociación a lo que se suma que las centrales obreras pidieron una prórroga de 20 para continuar con la discusión. Sin embargo, la ministra de Trabajo Griselda Restrepo sólo abrió la posibilidad para mantener la mesa negociación hasta esta medianoche, cumpliendo con lo exigido por la ley. Ante la posibilidad creciente de que el gobierno expida por decreto el incremento salarial de los empleados públicos, las centrales obreras advirtieron que esto abriría la puerta para que se presente un nuevo pliego de peticiones. Francisco Maltés, del Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y vocero de los trabajadores en la negociación explicó que "de no darse esa prórroga, toda vez que estamos en un paro nacional estatal hoy y mañana, creo que creo que evaluaremos si ese paro continúa" dijo. En este sentido Maltés advirtió que "si el gobierno expide unilateralmente el decreto, retiraríamos nosotros el pliego y se presentaría uno nuevo el próximo 28 de febrero de 2018" explicó.