El Inpec trasladó nuevamente a la Escuela de Artillería, en el sur de Bogotá, al exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, investigado por el escándalo del cartel de la toga, y a quien la Fiscalía considera como un testigo clave en las investigaciones sobre las personas que estarían relacionadas con la presunta manipulación de procesos en la Corte Suprema de Justicia.

Según conoció RCN Radio por medio de fuentes del Inpec, el traslado de Moreno se debió a que fue victima de un intento de envenenamiento que pudo haber acabado con su vida.

(Lea también: Exfiscal Luis Gustavo Moreno regresará a una guarnición militar: Corte Suprema)

En días anteriores su abogado defensor advirtió que “por razones de seguridad solicitaría el traslado a una guarnición militar, no solo por razones de seguridad, sino que además se traslada por un episodio de intoxicación que padeció dentro de la cárcel La Picota en la cual se encontraba recluido desde el pasado 17 de enero” señaló el abogado Pedro Aguilar.

Moreno fue trasladado de su lugar de reclusión, pese a que le fue negado en dos ocasiones, el principio de oportunidad con la Fiscalía, en relación con el proceso denominado como el cartel de la toga, y quien desea continuar colaborando en dicho proceso.

Según ha mencionado la Fiscalía, los abogados Luis Gustavo Moreno y Leonardo Pinilla habrían cobrado importantes sumas de dinero a funcionarios públicos que tenían procesos penales pendientes en la Corte Suprema de Justicia, cuyo presidente era el exmagistrado Francisco Ricaurte, para beneficiarlos con determinaciones al interior de dicha corporación, hechos por los cuales se encuentran detenidos y son investigados el abogado Pinilla, así como el exmagistrado y expresidente de la Corte Suprema Ricaurte.