Foto: RCN Radio



Por: Javier Jules

Un mural pintado por mujeres que buscan disminuir los índices de violencia de género en Villavicencio se convirtió en una herramienta para que las víctimas de agresiones conozcan la ruta de atención a la que pueden acudir para resolver su situación y ser atendidas adecuadamente por las autoridades.


Villa Suárez nació como un barrio de asentamiento en el oriente de Villavicencio. Al lugar inicialmente llegaron, hace aproximadamente 10 años, personas afectadas por el conflicto armado.


Mayda Roldan, una de las líderes de la zona, dice que hay una particular situación social con la “presencia de pandillas, personas en condiciones de vulnerabilidad y con esa situación ha resultado ser una tarea ardua porque cuando las mujeres se empoderan, los hombres y sobretodo estos hombres que son parte de estas estructuras delincuenciales, utilizan la dominación para hacer callar nuestra voz”, señala la delegada en Meta, de la Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad.


De acuerdo con las cifras de Medicina Legal, durante 2016, alrededor de 1221 mujeres resultaron afectadas por la violencia de género en el departamento de Meta.


Yanile Jiménez, habitante del barrio Villa Suárez, asegura que este tipo de fenómenos también tienen una alta incidencia en esa zona. Dice que surgió entonces la pregunta de “cómo hacer para que a estas mujeres no las sigan maltratando y que se enteren de que hay medios y mecanismos para evitar un feminicidio”.


Una irregular pared de ladrillo a la vista sirvió como escenario para que de manera espontánea estas mujeres decidieran colaborar en el proyecto de dibujar la ruta de atención a las mujeres víctimas y algunas con sus hijos en brazos, pusieron literalmente manos a la obra.


“Unas sabían pintar y yo también me metí en el rollo, todo fue así muy con las uñas, pues con donaciones conseguimos la pintura”, agrega Mayda Roldan.


La ruta en el mural no está pintada con palabras técnicas ni citando normas o leyes. La idea es mostrar con un lenguaje fácil de entender que desde un Centro de Salud, pasando por el Centro de Atención a Víctimas de Violencia Sexual, la Fiscalía y la Comisaría de Familia, una mujer víctima de violencia puede obtener ayuda.


“El mural tiene a una mujer en un extremo con una actitud y cara de mujer maltratada que cuando inicia un camino llega y se convierte en una mujer feliz y se quita esa máscara de dolor y sobretodo de maltrato”, describe Roldán, tras asegurar que la curiosidad hizo que muchas personas se acercaran a ver cómo iba quedando el mural.


Otras mujeres se acercaban a agradecer por la iniciativa pues “esto va a tener una efecto muy positivo porque el conocimiento es poder y ya las mujeres saben a dónde pueden acudir”, puntualiza Roldán.


Las mujeres del barrio Villa Suárez en Villavicencio, aseguran haberle dado su propio significado al proverbio chino “una imagen vale más que mil palabras” y hoy, aseguran, esperan que este mural salve la vida de muchas personas.