El Tribunal Administrativo de Cundinamarca destrabó el proceso de licitación para el tercer canal de Televisión al considerar que las condiciones de transparencia y pluralismo de oferentes están dadas para llevar a cabo este proceso. En su momento el Consejo de Estado había suspendido el proceso licitatorio por falta de oferentes, sin embargo, ante esta determinación con ponencia de la magistrada Nelly Villamizar se da vía libre para seguir adelante con este trámite. “Para la Sala resulta claro que la Comisión de Regulación ha adelantado los estudios y las acciones para regular el mercado de los servicios que atañen a la televisión atrás analizados, para garantizar la igualdad de condiciones de calidad en su prestación y para el acceso de los usuarios como la libre competencia de los distintos operadores en condiciones de igualdad, con lo cual se busca la organización del mercado de televisión”, señala la decisión. Para tomar esta decisión el tribunal tuvo en cuenta el resultado que entregó un Comité de Vigilancia conformado por representantes de la Procuraduría, la Contraloría, el Ministerio de las Tecnologías, la Comisión de Regulación, RedPaPaz y el abogado Herman Garrido en calidad de demandante, para vigilar el cumplimiento de la acción popular que falló en su momento el Consejo de Estado. “Tanto la CRC como la ANTV cumplieron a cabalidad con las obligaciones a su cargo, habida cuenta que no solo realizaron las gestiones necesarias para identificar las fallas del mercado y la organización del mercado, sino que una vez encontradas estas, expidieron las normas regulatorias que permiten mitigar las falencias detectadas”, indicó el Tribunal. De acuerdo con el demandante, con esta determinación se posibilita a la Autoridad Nacional de Televisión avanzar en el proceso licitatorio con las condiciones establecidas, donde se presente un escenario pluralista y el factor económico no sea la única condición sino que los contenidos también hagan parte fundamental de las propuestas de los oferentes. El tribunal enfatizó que “se concluye que el marco regulatorio existente garantiza el pluralismo informativo y la libre competencia”.