Gracias a una tutela que en su momento interpusieron los reclusos de la cárcel La Tramacúa en Valledupar, alegando condiciones infrahumanas, vejámenes a los que eran sometidos y especialmente deterioro del penal, la Corte Constitucional estableció un plazo para que se hicieran arreglos y se adecuara de forma correcta la cárcel, fallo que salió en 2014.

Sin embargo, debido a que solo se hizo notificación formal tanto al penal como al Tribunal Administrativo del Cesar en 2015, el plazo de 11 meses establecido por la Corte para las adecuaciones respectivas se vencerá el próximo 19 de febrero del presente año.

Justo ese día, si no se cumplió lo determinado por el fallo de la alta Corporación, el Tribunal del Cesar podría cerrar el centro carcelario de máxima seguridad en donde se encuentra actualmente recluidos Luis Alfredo Garavito, Pedro Pablo Montoya, alias ‘Rojas’ y varios exparamilitares.

“Tiene que ver con problemas de desabastecimiento de agua en una zona que está incluso en 40 grados de temperatura, otros aspectos como la salud, ha permanecido en la vulneración grave de los derechos humanos de la población reclusa”, indicó Gloria Silva, miembro del comité de presos políticos.

En la Tramacúa se encuentran internos mil 427 individuos de los mil 588 para los que tiene capacidad.