Alejandro Lyons, exgobernador de Córdoba. Foto/archivo.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá avaló nuevamente el principio de oportunidad firmado entre la Fiscalía y el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons. Con esta decisión el exmandatario se convierte formalmente en testigo clave en los escándalos del “cartel de la toga” y los hechos de corrupción en el departamento por las irregularidades en el manejo de las regalías.

La Corte Suprema revocó en su momento esta negociación al argumentar que no se tuvo en cuenta en la primera audiencia al representante civil de la Gobernación de Córdoba.

El fiscal tercero delgado ante la Corte, Jaime Camacho, insistió que con este principio de oportunidad Lyons se compromete a ser de testigo de cargo para desenmarañar la corrupción de Córdoba que involucra entre otros al senador Musa Besaile y al actual gobernador de Córdoba, Edwin Besaile por la supuesta apropiación de los dineros de las regalías y el “cartel de la hemofilia”.

También testificará en los procesos que se siguen por el “cartel de la toga” contra el senador Musa Besaile -quien se encuentra privado de su libertad por este escándalo de corrupción- y el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Camilo Tarquino.

Según el expediente, el exgobernador también será relevante para validar y darle legalidad a las interceptaciones logradas por los agentes de la Dea sobre el escándalo de los pagos de sobornos para torcer procesos en la Corte Suprema que hoy tiene en enredos entre otros a los exmagistrados Francisco Ricaurte y Leonidas Bustos; los senadores Álvaro Ashton, Hernán Andrade y excongresistas como Julio Manzur y Luis Alfredo Ramos, y el abogado Leonado Pinilla.