Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Tribunal de Manizales ratificó condena en contra de sacerdote por delitos de rebelión y desplazamiento forzado

El Tribunal Superior de Manizales ratificó la condena en contra del Padre Pedro Pablo Reinoso, quien deberá pagar 14 años de prisión, por los delitos de rebelión y desplazamiento forzado y continúa siendo investigado por el delito de homicidio en contra de un docente.

En días pasados un Juez Especializado de Manizales consideró que el sacerdote era responsable de estos delitos ocurridos en el oriente de Caldas en 2007.

El funcionario judicial determinó que el padre Reinoso era responsable de colaborar con la guerrilla de la Farc cuando ejerció como sacerdote en el corregimiento de Florencia, Samaná, por tal motivo emitió sentido de fallo condenatorio por los delitos de rebelión y desplazamiento forzado.

El juez lo halló responsable de ser el determinador en el desplazamiento del maestro Gerardo Molina Granada, mediante amenazas hechas por el frente 47 de las Farc que operaba en esta región y de colaborar con este grupo insurgente con el transporte de armas, munición, ocultamiento de guerrilleros, y el diálogo que permanentemente sostenía con ellos.

En el proceso se demostró la cercanía que tenía el religioso con el grupo al margen de la ley, aún sin determinar los móviles o la finalidad. Así mismo, el juez lo absolvió por el delito de desplazamiento forzado en contra de la señora Ana Bolena Sota.

Pará el juez, fueron pruebas fehacientes los audios donde se escuchaba al sacerdote sosteniendo conversaciones con integrantes de las Farc, donde se hablaba, entre otras cosas, de las frecuencias y cambios de ellas en los radios.

La Fiscalía del caso compulsó copias para que el sacerdote sea investigado por el delito de homicidio en contra de Pedro Julio Quiceno Morales, quien para la época de los hechos era docente en Florencia, municipio de Samaná en Caldas.