Cargando contenido

Foto AFP



En lo que va corrido de Enero, ocho personas han sido asesinadas en Tumaco. La violencia se ha desbordado como consecuencia de una disputa entre las disidencias de las milicias de las Farc, relacionada con venganzas internas. Este fenómeno unido al narcotráfico y la presencia de otros grupos armados, se convierten en los principales retos de la nueva Fuerza de Tarea Hércules cuya activación se hará este viernes.

Hace un año, un grupo de 127 milicianos de las Farc en Tumaco, inconformes inicialmente con el proceso de La Habana, escribieron una carta al alcalde del puerto nariñense para que abogara por ellos en su intención de ser incluidos en el acuerdo. Aunque la misma guerrilla los rechazó, decidieron desmovilizarse por su propia cuenta.

Hoy Robinson Araujo, conocido con el alias El Pollo, al frente de ese grupo de desmovilizados asegura que los están matando y señala que “nosotros sabemos quiénes son las personas que están matando a nuestra gente, nosotros acá estamos en un proceso y necesitamos la protección de las autoridades y del Estado porque ellos están comprometidos y hasta hoy no lo han hecho, nos han dejado tirados”.

Del grupo de milicianos que no se desmovilizaron, en abril de 2017, alrededor de 200 pasaron a ser parte del grupo disidente Guerrillas Unidas del Pacífico al mando de alias David a quien responsabilizan como el autor material de los recientes asesinatos, ocho en total, en los primeros días de este año.

“En este momento me da miedo de mi familia, de que ellos no pueden salir a mercar porque de pronto me los van a matar, yo estoy en la cárcel, me siento en la cárcel”, señala "El Pollo".

Alias don Y, hermano de David, tras un consejo de guerra adelantado por las Farc, luego de encontrar su oposición al acuerdo de La Habana, es asesinado por la misma guerrilla a finales de 2016. Hoy David, disidente, tiene en la mira a todos los que se acogieron al proceso de paz y a quienes se desmovilizaron.

Las calles de Tumaco se han convertido en el escenario de esta persecución, como lo que explica Kyle Johnson investigador y analista internacional tras indicar que “en Tumaco hoy en día la pelea principal, es entre la gente de David, que está en varios barrios, y la gente de Tigre y Pollo, que está en otros barrios, esa es la pelea principal y básicamente por eso es que se han dado tantos muertos”.

Hoy retomar la seguridad en el puerto nariñense no solo representa enfrentar la problemática del narcotráfico sino además la disputa entre grupos de disidentes, “si nosotros nos desmovilizamos fue con la gana de que aquí en Tumaco viviéramos en paz y hoy por hoy estamos viviendo un infierno lo peor que yo he visto en los últimos 20 años en nuestro pueblo”, agrega 'El Pollo'.

Kyle Johnson asegura que la recientemente creada Fuerza de Tarea Hércules puede llegar a ser ineficiente en la tarea de devolverle la tranquilidad a Tumaco pues, “Buenaventura hace como tres o cuatro años tuvo lo mismo, un alto aumento de presencia de fuerza pública, lo cual logró bajar la violencia en su momento, pero hoy Buenaventura está en las mismas, está con altos niveles de violencia y la pobreza sigue igual”.

El analista de International Crisis Group, cree que la solución para la violencia en Tumaco, también debe haber un componente social.

“Tumaco tiene una tasa de desempleo de más del 70 por ciento, los militares como digo, pueden ayudar en un corto plazo, pero si no hay un claro intento de disminuir esa tasa de desempleo, de invertir en la ciudad, pues vamos a estar en las mismas más adelante”, puntualiza Johnson.

La violencia en Tumaco se ha trasladado a las principales calles. El ingreso de aproximadamente 11 mil uniformados al casco urbano del puerto y de otros 9 municipios de la costa pacífica es la apuesta más importante del gobierno para enfrentar la crisis de la región.

Por Javier Jules