Cargando contenido

Foto: RCN Radio



A pesar de una historia reciente de dificultades de orden público, en el Cauca las comunidades se están preparando para ser guías turísticos y mostrarles a propios y visitantes el patrimonio que representa esta región para el país y para el mundo.

El camino hacia Toribío, municipio enclaustrado en las estribaciones de la cordillera central, muestra cómo desde las montañas varias cascadas se abren paso dejando ver algo del misterio que envuelve la región, hecha noticia hace algunos años, por los momentos vividos en medio del conflicto.

Monika Anacona, directora de la Corporación Mixta de Turismo del Cauca, asegura que la zona está lista para ser visitada a pesar de lo que “la gente dice, que es zona guerrillera, zona roja y lo que queremos es que conozcan toda la cultura, toda la tradición y que se quiten esa venda de los ojos que ya no son un territorio que está en pleno conflicto sino que está con las puertas abiertas para que disfruten del turismo”, asegura tras indicar que hoy Toribio y Jambaló son escenarios distintos.

Los municipios confederados, la gesta libertadora, la represa que surte energía a todo el suroccidente del país, especies como el cóndor y los colibríes, se convierten en los principales atractivos promovidos “por la comunidad o grupos de mujeres, organizaciones y eso es lo que las hace más llamativas porque ellos tomaron la iniciativa y hoy tienen un producto que es una realidad”.

El turismo que se promueve ahora en el norte del Cauca, tiene una iniciativa ciudadana que pretende además proponer un desarrollo regional y comunitario a través del cual también se busca superar el conflicto.