El representante de Unicef en Colombia, Roberto de Bernardi, envió una carta a los representantes de la Cámara en la que manifiesta que algunos artículos del nuevo Código de Policía, que se está discutiendo en la plenaria de esta corporación, vulnerarían los derechos de los niños y adolescentes. En esta comunicación se señala que hay algunos artículos en el Código de Policía que harían retroceder en la política que favorece a la niñez porque, por ejemplo, se sancionaría a los menores que consuman bebidas o drogas en establecimientos educativos o espacios públicos, además que sean sorprendidos en establecimientos de prostitución. “Varios artículos crean contravenciones específicas para niñas, niños y adolescentes; estos artículos imponen sanciones a conductas de niñas, niños y adolescentes en los establecimientos educativos a donde se autoriza el ingreso de la Policía y en espacios públicos en general. Entre dichas conductas están consumir bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas y otras sustancias que puedan causar daño a la salud, Ingresar a establecimientos de prostitución, ver pornografía o el simple hecho de estar en la calle”, dice la carta. El representante de la Unicef mostró su preocupación, además, por las facultades que se le otorgan a los alcaldes para decretar toques de queda, porque pondría en mayor vulnerabilidad a los menores de edad y los estigmatizaría. “Frente a la Facultad de los alcaldes para restringir la presencia de menores de 18 años en espacios públicos denominados toques de queda, Unicef asegura que estos colocan en mayor vulnerabilidad y fomentan el estigma y la mirada peligrosa hacia niños, niñas y adolescentes y jóvenes colombianos que no contribuye a la generación de entornos protectores. El Comité de Derechos del Niño en sus recomendaciones específicas al Estado colombiano insiste en la necesidad de no tratar a las niñas, niños y adolescentes como victimarios sino como víctimas”, dice la comunicación. Finalmente la Unicef mencionó que no es sano que se establezcan nuevas contravenciones a los adultos, porque sería un gran factor de impunidad. “Contravenciones a nuestra manera de ver facilitaría la impunidad de los victimarios, porque generaría una confusión sobre la labor de la Policía con relación a la judicialización de los delitos contra las niñas, niños y adolescentes y podría llevar a una parálisis de las actuaciones de investigación y judiciales necesarias para perseguir a los explotadores y abusadores sexuales”, menciona la carta.