El Centro Democrático envío una carta al secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la que denunció supuestas presiones del Gobierno y de algunos integrantes de la Unidad Nacional para que la Corte Constitucional decida repetir el plebiscito en ciertas regiones del país en donde no se pudo votar por culpa del inverno. Incluso, algunas víctimas del conflicto de la región caribe colombiana afirmaron que sería indispensable que se les respetara su derecho a sufragar. Sin embargo, en la carta el Centro Democrático afirma que “debemos denunciar actuaciones indebidas y truculentas desde diferentes instancias y aliados a la Unidad Nacional afines al Gobierno, que pretenden desconocer el resultado obtenido en las urnas, presionando la reapertura de las mesas de votación en los lugares donde señalan que hubo afectación climática. De igual manera buscan por la vía judicial revertir los escrutinios y declarar la ilegalidad de los mismos”. En la misiva, el uribismo destaca que la victoria del NO permitió una interlocución con el Gobierno nacional para buscar ajustes al acuerdo de paz. “La salida que el país demanda de todos los sectores es un Acuerdo Político Nacional que convoque a todos los ciudadanos, a los partidarios del SI y a los del NO, y a los que optaron por la abstención para lograr unos acuerdos que nos conduzcan a una paz estable y duradera”, añaden. Es por esto que el uribismo le solicitó a esa organización estar atento a la posibilidad, según ellos, de “un golpe de estado” fraguado para deslegitimar el resultado del plebiscito. Esta es la carta enviada a la OEA: Excelentísimo LUIS LEONARDO ALMAGRO LEMES Secretario General Organización de los Estados Americanos leonardo_Almagro@yahoo.com.ar Respetado Secretario General: La Dirección Nacional y los miembros de la Bancada de Centro Democrático, en unión con los ciudadanos que se manifestaron por la opción del “No”, durante la pasada jornada plebiscitaria democrática, celebramos su comunicado del día de hoy que refleja la intención de la carta democrática en América Latina. Pronunciamientos como el suyo nos tranquilizan. Sinembargo, a pesar de habernos sometido a las reglas del juego democrático electoral, debemos denunciar actuaciones indebidas y truculentas desde diferentes instancias y aliados a la Unidad Nacional afines al Gobierno, que pretenden desconocer el resultado obtenido en las urnas, presionando la reapertura de las mesas de votación en los lugares donde señalan que hubo afectación climática. De igual manera buscan por la vía judicial revertir los escrutinios y declarar la ilegalidad de los mismos. El resultado del plebiscito, tan contundente como que el Gobierno sólo obtuvo el diecisiete por ciento del electorado, ha generado una instancia de interlocución que nos fue negada durante toda la negociación. Esta es una consecuencia y un derecho político producto del rechazo popular al acuerdo final y no una concesión gratuita del Gobierno Nacional, que debe limitarse a respetar la decisión soberana del pueblo colombiano. La salida que el país demanda de todos los sectores es un Acuerdo Político Nacional que convoque a todos los ciudadanos, a los partidarios del SI y a los del NO, y a los que optaron por la abstención para lograr unos acuerdos que nos conduzcan a una paz estable y duradera. Los ciudadanos de una democracia nos sometemos a las reglas constitucionales del pacto social bajo el cual seguimos construyendo institucionalidad, a pesar de las dificultades que significan enfrentar fenómenos como el de la corrupción o el de la tragedia del narcotráfico, que han permeado dolorosamente la historia de nuestra patria. Por todo lo anterior, rogamos a usted que en representación de la OEA, a través de su misión de observación, permanezca atento a la posibilidad de un Golpe de Estado que se trama desde la Presidencia de la República contra la voluntad popular y la legitimidad institucional. Acepte los sentimientos de nuestra consideración más distinguida.