Cargando contenido

Urrutia envió una extensa misiva al presidente Juan Manuel Santos en la que no solo hace un balance de su gestión frente a la Embajada en EE. UU., en la que duró un año, sino que se declara dispuesto a asumir la defensa en lo que consideró un "debate eminentemente político".

"Estas circunstancias me exigen que me retire de la Embajada para defender mi conducta anterior. No puedo dar pie a que se perciba que busco escudarme en la posición que ocupo”, reseña el embajador Urrutia en su carta de dimisión.

Carlos Urrutia fue vinculado al caso de la firma de abogados de su familia y de la que fue socio, Brigard y Urrutia, que es investigada preliminarmente por el Consejo Superior de la Judicatura por el proceso de adquisición de por lo menos 40 mil hectáreas baldías para un proyecto agroindustrial en Vichada.

Según la denuncia del senador Jorge Enrique Robledo, Brigard y Urrutia asesoró a la compañía Riopaila para adquirir las miles de hectáreas de terrenos baldíos supuestamente de manera irregular, pues según la normatividad colombiana no se podrían comprar porque estaban destinadas exclusivamente a los campesinos.

"La firma de abogados que lideré en el pasado le prestó asesoría legal a empresas con emprendimientos agroindustriales en la altillanura que tienen la vocación de convertir al país en una potencia alimentaria, ello forma parte de la función de los abogados", le explica Urrutia al presidente Santos.

Más adelante, agrega en su carta: "Confío plenamente en la legalidad de las tesis jurídicas que sustentan ese trabajo. Infortunadamente la discusión política se ha enfocado más en la forma que en el fondo y hay resistencia a escuchar razones jurídicas que concluyen que las adquisiciones de tierras se ejecutaron conforme al derecho".

"Valentía"

El presidente Juan Manuel Santos y su canciller, María Ángela Holguín, lamentaron la dimisión de Urrutia y no ahorraron elogios para el saliente diplomático.

Desde Medellín, el mandatario dijo que con su renuncia Urrutia "está demostrando su talante y su valentía (…)para no prestarse a que si permanece en la Embajada sea utilizada para perjudicar al Gobierno y al país", dijo.

Para Santos, "quienes quieren politizar un bienvenido debate sobre el futuro del modelo agrícola que requiere la nación".

La canciller María Ángela Holguín, entretanto, agradeció la labor del Embajador en Washington e indicó que Urrutia decidió dar un paso al costado para no producir un problema político.

"El embajador está demostrando que es una persona grande, profesional, serio. Está dando un paso al costado precisamente para dar las explicaciones y no generarle al Gobierno un problema político como está ocurriendo", señaló Holguín.

En la otra orilla del debate, el senador Jorge Enrique Robledo dijo que la renuncia de Carlos Urrutia "era lo mejor para el país".

"Un embajador es la cara del país ante el mundo, entonces no se puede tener un embajador subjúdice en materia tan grave", señaló el congresista, quien se sostuvo en la denuncia que hizo pública junto al representante Wilson Arias.

Robledo agregó que "lo que hay que lamentar es que esta renuncia no se hubiera presentado antes, porque el embajador está acusado de hechos gravísimos violatorios de la ley y que no son de poca monta".

"Alegrémonos que esa decisión se haya producido y que pongan allí al amigo de Santos que quieran, pero que no esté subjúdice y que no acabe de dañar la cara de Colombia ante el mundo", agregó.