Cargando contenido

Los crímenes han continuado pese a la cuarentena por el Covid-19.

Violencia contra líderes sociales (referencial)
Violencia contra líderes sociales (referencial)
Inimage

El director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), Camilo González Poso, confirmó en primicia a RCN Radio que, durante lo corrido del año, se han registrado 137 homicidios de líderes sociales y 201 excombatientes de las Farc, lo que representa 338 crímenes en el país.

“Tenemos un registro de líderes y lideresas de 137 homicidios, de enero a la fecha, y de 201 excombatientes que están en el proceso de reincorporación, es una situación gravísima y una parte considerable de esas víctimas en plena situación de pandemia”, dijo.

Lea además: Colegios oficiales no regresarán a clases presenciales el primero de agosto: Alcaldía de Bogotá

En ese sentido, añadió que “la situación es alarmante porque no parece detenerse y las políticas del Gobierno son insuficientes, las iniciativas de la mafia son más rápida que la presencia del Estado y las comunidades que están defendiéndose de la pandemia, haciendo control del territorio, están siendo atacados por todos lados”.

El director de Indepaz indicó que la mayoría de los asesinatos se están registrando en los departamentos de Cauca, Antioquia, Putumayo, Norte de Santander (Catatumbo), Nariño, Córdoba y Valle del Cauca.

Explicó que es recurrente la disputa de territorios en los que grupos armados ilegales quieren apoderarse de las tierras, también se destacan los conflictos con consejos comunitarios por los recursos naturales y los interés que tienen los violentos en las rentas ilícitas.  

“Es una dinámica de odio que es heredada de todo el periodo anterior de las situaciones de violencia del conflicto armado, que no se detiene porque, ni desde el Gobierno, Estado ni desde la cúpula de la dirigencia política y económica, hay un mensaje de reconciliación, por el contrario hay estigmatización, desconocimiento, no aplicación de los acuerdos; en esa circunstancia, esa cultura de violencia, de justicia por mano propia, de arreglar los problemas con armas, se sigue reproduciendo”.

Lea también: Oposición en Bogotá advierte por falta de recursos para reactivar la economía

También manifestó que la responsabilidad mayor recae en quienes no implementaron las políticas de los acuerdos de paz, lo que sembró un ambiente de intolerancia frente a lo firmado y a los reincorporados.

“Los indígenas los están asesinando, dispararon en forma inclemente contra una guardia y tuvieron que detener a un grupo que los atacó por defender el territorio y los van a entregar a la cárcel de San Isidro, en el departamento del Cauca”, aseguró González Poso.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido