Las organizaciones veedoras del cese el fuego entre el Gobierno y el ELN, pidieron a las partes indicar en el menor tiempo posible el quinto ciclo de conversaciones, pues con el pasar de los días el conflicto se ha agudizado afectando a cientos de diferentes regiones del país.

En una carta dirigida el Gobierno y al ELN más de 30 organizaciones de la sociedad civil manifestaron su preocupación ante la no reactivación de los diálogos de paz y el proceso para retomar el cese al fuego.

“Preocupa profundamente que pasados más de 15 días de la fecha en la cual las delegaciones de paz acordaron instalar el quinto ciclo de conversaciones éste aún no se haya instalado. Cada día que se aplaza la reanudación de las conversaciones se pierden oportunidades para proseguir en la agenda de negociación”.

Según el documento, en los primeros días del 2018 han sido asesinadas 11 personas, entre ellas ocho líderes sociales, dos exmiembros de las Farc y la hija de un líder indígena.

“Estos crímenes no solo son continuidad sino el escalamiento del genocidio contra líderes y lideresas, defensores de derechos humanos y miembros de la oposición política, lo que hace urgente el restablecimiento de la mesa en Quito”, señala uno de los apartes de la decisión.

Frente al cese el fuego bilateral, resaltaron el beneficio que significó para las comunidades de zonas de violencia predominante, pero indicaron que de acordarse un nuevo escenario de este tipo se deben profundizar en medidas que sienten las bases hacia el respeto a la población civil.

Agregan que “en un nuevo cese se deben tomar medidas para garantizar la protección a integrantes del movimiento social y oposición política y se adopten medidas eficaces de lucha contra el paramilitarismo”.

El incumplimiento del Gobierno -advierten- agudiza y nutre el odio y la guerra, por lo que se genera un escenario propicio para la desesperanza.