Cargando contenido

Foto suministrada



La Isla de Providencia se estaría convirtiendo en uno de los destinos más costosos para viajar. Así lo denunciaron turistas y raizales tras indicar que los valores cobrados por la única aerolínea que presta la ruta son muy altos, ocasionando un desestímulo al turismo, convertido en la única alternativa laboral para los habitantes del lugar.

Desde el pasado domingo Joaquín Guzmán ha intentado salir con su familia de la Isla de Providencia a la que viajó el 10 de enero motivado por las diferentes actividades turísticas que encontró como oferta en el lugar.

Sin embargo, para el ciudadano mexicano el valor de los pasajes se ha convertido en una dificultad para regresar a San Andrés, pues excede su presupuesto, “lo que nos han dicho es que el trayecto cuesta 275 mil, más o menos, hay gente entonces aquí gestionando un Charter y que hacen traer el vuelo de allá, pero nos pidieron 573 mil pesos, con el argumento de que la aeronave viene vacía, entonces nos cobran los dos trayectos”.

[imagewp:442732] Foto suministrada

En Colombia 60 minutos de un vuelo Chárter, es decir aquellos que se alquilan para rutas y viajes determinados pueden costar hasta 5 millones de pesos. Byron Brent es un raizal, dice que por un trayecto de 15 minutos entre San Andrés y la isla de Providencia están cobrando el mismo valor de una hora.

“En ninguna parte del mundo existe una tarifa tan alta, como la que está en Providencia, estamos hablando de 15 minutos de vuelo por casi 300 mil pesos, cuando uno consigue un tiquete desde Bogotá a San Andrés por 150 mil pesos, 80 mil pesos, lo máximo hasta 250 mil pesos”, señala el nativo.

Josefina Huffington también nació en Providencia y señala que el incremento, para ella desmedido, en las tarifas de los vuelos entre la isla y San Andrés, está afectando a los raizales, pues “nuevamente los tiquetes volvieron a subir y ahora están en 260 mil pesos, usted comprenderá que esto es un pueblo y la gente no tiene la capacidad económica para transportarse en avión”.

Entre San Andrés y Providencia solo vuelan aviones de una empresa privada denominada Servicios Aéreos de Capurganá, contratada por Satena para cubrir esta ruta. El general Pedro Lozano, presidente de la aerolínea estatal, explica porqué en ocasiones resulta más barato viajar desde Bogotá a San Andrés que entre las dos islas más importantes del archipiélago.

“Es muy diferente tener un avión de 180 o 130 sillas volando de Bogotá a San Andrés, a tener un avión disponible allí, para hacer un vuelo con 17 pasajeros, cuando usted tiene un avión con muchas sillas puede ponerlas en bajos precios, medios y altos y usted puede ir a San Andrés pero le puede costar un millón o 100 mil pesos”, asegura el oficial.

Quince minutos de vuelo en la ruta Bogotá – Miami, tienen un valor aproximado de 73 mil pesos, es decir casi la cuarta parte de lo que cuesta viajar entre San Andrés y Providencia. Con las recientes tarifas, el número de turistas ha disminuido en la isla.

Las consecuencias, según sus propios habitantes, se sienten en la falta de oportunidades laborales para los raizales pues “ahora mismo en la isla la situación del narcotráfico es un problema y la falta de oportunidad lleva a esa situación”, agrega Brent.

A finales del pasado mes de octubre, un fallo del Tribunal Administrativo de San Andrés detuvo las obras de ampliación de la pista del aeropuerto de Providencia con las que se habilitaría la llegada de aviones más grandes debido a que actualmente pueden aterrizar aeronaves de tan solo 19 pasajeros.

Los raizales señalan que de mantenerse los altos costos de los pasajes, la ya precaria economía de la isla basada en el turismo, sufriría una crisis sin precedentes.

Por: Javier Jules