Ante la Fiscalía, un grupo de víctimas instauró una denuncia contra el director del Centro de Educación Militar, Cemil, general Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, por su supuesta responsabilidad en el escándalo de los falsos positivos en el departamento del Huila. El abogado Sebastián Escobar, representante civil de las víctimas, indicó que los hechos se relacionan con la actividad que desempeñó el general Pinto como comandante de dos unidades militares, el Batallón de Infantería No. 10 Atanasio Girardot y el Batallón de Infantería No. 27 Magdalena. Según la denuncia las tropas bajo el mando del oficial presuntamente cometieron al menos 21 casos de homicidios de civiles, en el marco de los denominados“falsos positivos”. El jurista manifestó que estos casos se registraron en el periodo comprendido entre 2007-2008. “Existe una base razonable para creer que Pinto Lizarazo tiene algún grado de responsabilidad en la comisión de estas conductas, sino por una participación activa, por sus omisiones a los deberes inherentes a sus funciones y jerarquía”, añadió el abogado Escobar.