Baltasar Garzón es el defensor del fundador de Wikileaks, Julián Assange. El ciberactivista vive desde 2012 en la Embajada de Ecuador en Londres, punto del que no sale para evitar ser arrestado. Esta semana, Ecuador reconoció haber cortado el acceso a internet a Julián Assange mientras reside, con asilo político, en la Embajada tras las amenazas que lanzó Wikileaks de revelar información sobre la candidata demócrata Hillary Clinton días antes de celebrarse las elecciones en Estados Unidos. Evento que podría perjudicar a la imagen de la exsecretaria de Estado. El abogado Garzón, en conversación en el programa Voces RCN de RCN Radio, negó que Assange estuviera recibiendo presiones de Ecuador pero reconoció que: “las publicaciones que está haciendo Wikilieaks tiene una incidencia muy clara que está incomodando a Estados Unidos”. A la pregunta de que si Wikileaks publicará información de la candidata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, tal y como ha amenazado, dijo: “Wikileaks va a seguir publicando informaciones a las que tenga acceso”. Pero aseguró que el ciberactivista es ajeno a las informaciones que pueda publicar la organización en los próximos días ya que “es una plataforma que genera noticias al margen de Julián Assange y él no está incumpliendo las normas de asilo político”. Sobre la libertad de Assange, situación por la que Baltasar Garzón lleva luchando jurídicamente desde 2012, dice que siguen intentándolo. Conseguimos la resolución del grupo de trabajo y planteando la situación ante el relator de la salud contra la tortura. Estamos a la espera de sus decisiones y estamos postulando un reconocimiento expreso de la situación de refugiado porque sus publicaciones no pueden ser catalogadas como delito sino como opresión a la libertad de expresión”, concluyó.