Imagen de RCN Radio

Jairo Tarazona estuvo en la décima versión de la Cumbre Guerrillera de las Farc, llevada a cabo en Los Llanos del Yarí en el departamento del Meta. Desde la Vereda El Diamante, logró conversar con una madre que podría representar a miles en el país, víctimas del conflicto en Colombia y con su hijo, militante activo de las Farc. A doña Judith la guerra le arrebató 4 hijos y la paz le devolverá dos. Es tal vez la madre que mis hijos le ha puesto a la Guerra. Durante el concierto de Alerta Kamarada en medio de la cumbre Guerrillera de las Farc se encontró con uno de sus hijos 'Willington', combatiente de las Farc y se perdieron en un profundo abrazo después de 4 años sin verse. Su hijo se fue en búsqueda de trabajo y ella sólo se percató un año después que había ingresado a las Farc, ya que según ella, vecinos la alertaron del paradero del joven. "Me fui por muchos motivos. La educación es muy mala y el gobierno no ayudaba con nada. Somos gente humilde pero me hacía falta algo y tome la decisión porque ni siquiera trabajo encontraba. No me arrepiento de haber ingresado a las Farc porque uno se llena de emoción de saber que uno está luchando por el bienestar de su mamá y que le curen las enfermedades que tenga sino también por las madres de todos los colombianos, gente que uno no distingue pero que decidí entregar mi vida para que ellos tengan sus plenos derechos", aseguró Willington mientras apretaba con fuerza las manos de su mamá. Doña Judith entre sollozos asegura que temía por la seguridad de sus hijos. “Me aferré a Dios para que me los devolviera, ya que tengo uno que está preso actualmente también miembro de las Farc y mi hijo Willington. Mi Dios es grande. Me hizo un milagro”. Los otros cuatro hijos de Doña Judith “murieron en combates y uno a causa de una trombosis por un bombardeo”, aseguró Willington. "Lástima que no se hubiera dado la paz veinte o treinta años antes para que tantas madres no hubieran sufrido tanto. Madres de guerrilleros como madres de uniformados… todas sufrimos por igual. Yo doy gracias para que las mamitas de todos sean felices con sus hijos y que este país no se siga bañando en sangre", afirmó Doña Judith con lagrimas en los ojos si soltar por un minuto las manos de su hijo Willington. El joven militante lamentó que su madre esté muy afectada físicamente por tanto dolor causado por la muerte de sus hermanos y por el sufrimiento de la guerra. “Estoy feliz de que la guerra se termine para que las madres y el resto de las personas no sufran más. Ahora quiero es estar con ella y que salgamos adelante”. Tanto madre como hijo disfrutaron de estar juntos durante un permiso dando por su comandante jefe, según aseguró el joven después de la conferencia hecha por Rodrigo Londoño Echeverri, conocido bajo los alias 'Timoleón Jiménez' o 'Timochenko'.