Foto: Colprensa

Muchos son los mitos que se tejen detrás de las tumbas que alberga el cementerio Central de Bogotá y que hacen parte de la tradición de la ciudad. Y tal vez uno de los más grandes atractivos de este lugar que recibe diariamente cientos de visitas, es la tumba del astrónomo Julio Garavito, quien aparece en el billete antiguo de 20 mil pesos. Cada vez es más común ver grupos, especialmente de jóvenes, quienes le cantan música urbana y frotan un ejemplar de ese billete en cada una de las esquinas de su tumba para pedir abundancia en dinero y prosperidad. Así lo indicó Beatriz Rodríguez, una de las visitantes a dicho cementerio, quien asegura que esa tumba se ha convertido en su 'cabala más efectiva' para solucionar sus problemas económicos. "Desde hace varios meses hago ese ritual. Uno agarra el billete azul de 20 mil pesos, se enrolla en la mano, se golpea tres veces y se frota en las cuatro esquinas de la tumba, mientras se hace la petición que uno quiera", dijo Rodríguez. Además, agregó que: "luego se hace una oración y ese billete se guarda en la billetera y no se gasta. Se guarda hasta que se haga el milagro de ganarse un chance, de conseguir la plata que uno haya pedido y luego lo que se hace es tomar el billete con el que se hizo el ritual y gastarlo en velas para alumbrar la tumba o llevarle flores". La mujer agregó que es muy común, los días lunes, ver grandes grupos de jóvenes quienes fuman marihuana en la tumba para "pedirle favores de plata o incluso para que los libre de cualquier peligro en la calle". Otra de las tumbas más visitadas es la de Leo Kopp, fundador de Bavaria, y quien en su tumba tiene una estatua en bronce. A él, muchos le piden especialmente trabajo y milagros de salud a cambio de ofrendas con velas y flores, supuestamente para iluminar su alma. Gloria Pinzón, reconocida 'marmolera' del sector, indica que lo más importante de estos rituales es pedir con fe para que los milagros se cumplan. "A mí don leo ya me ha hecho varios milagros. Yo vengo y le traigo las florecitas y le hablo al oído y le pido lo que tenga en mi corazón y gracias a Dios me ha cumplido las promesas", señaló Pinzón. Añadió que "La gente le pide mucho por trabajo porque dicen que cuando era el dueño de Bavaria le daba trabajo a mucha gente, pero también cuando hay alguna enfermedad grave, la gente viene y le reza". Las 'pitonisas', videntes o brujas, también acompañan estos recorridos de los creyentes, asegurando que por módicas sumas de dinero pueden establecer conexiones con cualquier ser querido que ya haya abandonado el plano terrenal. "Nosotros buscamos comunicarnos con esas entidades no para hacer cosas malas, sino para advertirle a la gente sobre cualquier peligro. Muchas veces nos dicen que nosotros hacemos brujería y santería, pero estamos acá para ayudar a esas personas que necesitan comunicarse con esos espíritus", manifestó. Ellas ofrecen sus servicios también para deshacer maleficios y practicar todo tipo de magia o brujería, dependiendo de las creencias de cada persona. Añadió que "hay varios tipos de magia como es la blanca, la negra y la verde. Aveces todas son necesarias para deshacer trabajos que le hacen a la gente, porque hay muchos seres humanos que son malos de verdad", añadió. Verdad o mentira, realidad o imaginación, lo único cierto es que cada vez son más personas las que piden desde el más allá a esas tumbas, milagros que los puedan sacar de la pobreza o de un aprieto laboral, suerte en el amor o hasta que les cure la más grave enfermedad.